Amparo Carvajal, fundadora de la APDHB. (Foto: Archivo)

• Ahora El Pueblo/

La Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia (APDHB), dirigida por Édgar Salazar Limachi, denunció ayer que Amparo Carvajal pretende “perpetuarse” en la presidencia de esta institución para lo que recurre a un estatuto que no está en vigencia.

En un documento denominado Carta abierta al pueblo boliviano se manifiesta que el estatuto de 1979, al que recurre Carvajal, carece de reglamento interno y del reglamento del Tribunal de Ética Nacional, además que el principal documento fue actualizado de acuerdo con la Carta Magna en el Congreso de 2015, durante la presidencia de Yolanda Herrera.

La institución explicó que se tiene conocimiento de una reunión del Comité Ejecutivo Nacional, que se hubiera realizado bajo el liderazgo de Carvajal, el 13 de septiembre pasado, en franco desconocimiento de los estatutos que rigen la vida de la entidad defensora de los derechos humanos.

Ante tal extremo es que se busca, según la carta, informar de lo sucedido no solo al pueblo boliviano sino a la comunidad y organismos internacionales.

“Pedimos al pueblo boliviano no dejarse engañar, ante una evidente desesperación de la señora María Amparo Carvajal Baños y sus acólitos de buscar con asambleas paralelas y otras que no existen para perpetuarse como presidenta o dueña de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia”, indica parte de la carta.

Se estableció que los documentos que rigen el funcionamiento de la APDHB y en los que se designa a Salazar como presidente, constan en el Viceministerio de Autonomías conforme a la Ley 351 de marzo de 2013 sobre personerías jurídicas.

Por tanto, se asegura en la misiva pública que la supuesta reunión de Carvajal y sus seguidores es nula de pleno derecho, carente de legalidad y legitimidad, por contradecir a los estatutos orgánicos y reglamentos internos, aprobados en el Congreso del 15 de junio de 2015 hace más de siete años.

Carvajal es fundadora de la APDHB; sin embargo, su mandato al frente de la institución finalizó y se dio paso a otros líderes para que dirijan la entidad que es fundamental para la vigencia de la democracia y la vida diaria de los bolivianos.