Protestas en el país por el presunto fraude electoral de 2019, que provocó la renuncia del expresidente Evo Morales y su huida del país. (Foto: EFE)

Karem Mendoza G. / Periódico Bolivia

Hoy Bolivia celebra 38 años de vida democrática. Desde 1982 dejaron de gobernar el uniforme y las botas para que el ciudadano acuda a las urnas a elegir a su gobernante, como ocurrirá este 18 de octubre.

Los politólogos y defensores de derechos humanos en el país coincidieron que el sistema democrático boliviano enfrentó varios retos, sobre todo desde 2010, cuando empezaron a visibilizarse actitudes antidemocráticas y vulneraciones a la Constitución Política del Estado (CPE).

“Nuestro sistema democrático ha atravesado muchos retos y se ampliaron, pese a las tentaciones y al desarrollo de políticas francamente antidemocráticas desde la cúspide del Estado, particularmente en los últimos 10 años de la vida del país y con un quebrantamiento muy grande de las precarias, deformes y patichuecas instituciones que logramos construir”, aseguró el politólogo Roger Cortez al periódico Bolivia.

Para el experto en temas políticos José Velasco, desde la salida del exmandatario Gonzalo Sanchez de Lozada existió “cierta” estabilidad política en Bolivia. Sin embargo, señaló que en los últimos años, con la presencia del Movimiento Al Socialismo (MAS) en el poder, las elecciones —“como un elemento vital de la democracia”— se debilitaron y se
convirtieron en comicios signados por el fraude, particularmente los de 2014 y 2019.

Los analistas políticos apuntaron que las instituciones del Estado sufren un “debilitamiento” de su credibilidad, que tardará en recuperarse.

“Si bien hay un periodo democrático muy largo, la democracia poco a poco se está desvirtuando y se refleja con mucha claridad cuando la gente y las organizaciones políticas ya no están creyendo en los comicios y anuncian que no respetarán resultados, lo cual es peligroso para el futuro”, aseveró Velasco.

CONSTITUCIÓN DEL PUEBLO

Pese a las dificultades y vulneraciones a la democracia, Cortez resaltó la Carta Magna de 2009, la cual fue “debatida y deliberada” por la ciudadanía. Lamentó que sea atribuida al MAS, cuando fue este partido y sus representantes que “más la han atropellado y violentado”, remarcó.

“El hecho de que tengamos una CPE de esta naturaleza, donde participó tanta ciudadanía y el hecho que se hayan ampliado los derechos, aunque estén cercenados o atropellados, hoy muestra una avance constante e importante de la vida democrática del país”, afirmó.

RECUENTO DE VULNERACIONES

Los especialistas detallan que el expresidente Evo Morales forzó una prolongación de la posibilidad de reelegirse, a través de una transición constitucional en 2009, en la cual se estableció la posibilidad de la reelección presidencial para dos mandatos continuos.

Esa modificación le permitió buscar la reelección en 2010, 2014 y la aprobación de una reelección indefinida, desconociendo los resultados del referéndum de 2016, y señalaron que existió un “abuso del mandato democrático”.

Otros hechos se plasman en el control del Legislativo con los dos tercios que —según los analistas— el MAS utilizó para “violar la Constitución y el deseo democrático” de la descentralización, el control sobre las actividades de los funcionarios, la transparencia y otros.

Apuntaron que existió una “hipercentralización”, asfixia a las autonomías, control y malgasto de los recursos del Estado.

“El uso represivo para sepultar los movimientos de protesta y también el uso de los tribunales y su personal para perseguir a los disidentes”, acotó Cortez.