Los imputados que protagonizaron acciones violentas en la ciudad de El Alto, llegaron a juzgados para su audiencia de medidas cautelares. (Foto: APG)

Reynaldo González/Bolivia Digital

La justicia resolverá la situación legal de 35 personas detenidas por los disturbios violentos que ocurrieron el jueves en la noche en la ciudad de El Alto, cuando se bloquearon calles y avenidas y dos buses municipales que transportaban personal médico fueron apedreados.

Según un reporte de Bolivia TV, las personas detenidas por la Policía afrontan los cargos de delitos contra la salud pública, instigación pública a delinquir, asociación delictuosa y destrucción o deterioro de los bienes del Estado.

Desde la tarde de este sábado la situación de estas personas es analizada en juzgados de la ciudad de La Paz, adonde fueron trasladados en buses con las medidas de bioseguridad correspondientes.

«Se trasladó a todos los aprehendidos para que sea la autoridad jurisdiccional la que disponga lo que en Derecho corresponda respecto a la participación en los hechos que se investigan», explicó el director nacional de la Fuerza Especial de Lucha contra el Crimen (FELCC), coronel Iván Rojas.

Los disturbios ocurrieron durante las últimas horas del jueves supuestamente como medida de protesta para que el Gobierno convoque a la brevedad posible a las elecciones presidenciales.

Tras el encendido de fuegos artificiales, convocado a nivel nacional por el Movimiento al Socialismo (MAS), decenas de personas bloquearon distintas calles y avenidas de la urbe alteña e infringieron las medidas de emergencia instauradas contra el coronavirus. Uno de estos grupos atacó dos buses municipales habilitados para trasladar a personal médico.

Según reportes policiales, entre los detenidos se encontraban personas que habrían ingerido bebidas alcohólicas.