POL 9-F1-VICEMINISTRO_JMK

 

Fernando del Carpio Z. – Edición impresa

El principal lineamiento de la política comunicacional del Gobierno tiene que ver con la pacificación del país, “es algo que ya estaba definido cuando asumí como viceministro de Políticas Comunicacionales”, señaló Martín Díaz Meave.

Explicó que entre las principales tareas que tuvo que enfrentar al asumir ha sido elaborar las estrategias con las cuales se va a comunicar el Gobierno durante los siguientes meses, “pensando en que este es un Gobierno de transición,  cuya prioridad es el llamado a elecciones”.

“Entonces primero tiene que ver con estrategias de comunicación; por un lado de contención, porque como usted sabe estamos siendo objeto de ataques de una retórica que habla de golpe de Estado y por otro lado una tarea primordial que es pacificar al país con la campaña ‘unir para sanar’ y finalmente comunicar todos los actos de gestión de la Presidenta”, remarcó.

El viceministro refiere que  durante los hechos de octubre y noviembre “se han provocado heridas en la sociedad boliviana que tienen que sanar, el país se tiene que reconciliar consigo mismo, se tiene que pacificar, para solo de esa manera garantizar un llamado a elecciones claras, transparentes y en un estado de paz y armonía”.

“No queremos una tensa calma, una tregua, queremos que el país esté listo para celebrar elecciones dentro de 120 días o cuando lo decidan los nuevos vocales, en una verdadera paz”, aseveró.

Para lograr ese desafío, en opinión de la autoridad falta “ante todo voluntad de todos los actores, por un lado todavía hay sectores que están agitando, llamando a una especie de resistencia”.

“El mandato que se nos ha dado es buscar la conciliación con todos estos sectores, estamos trabajando muy de cerca con el Viceministerio de Coordinación con los Movimientos Sociales y también estamos con los oídos muy atentos a todo lo que pasa en el país”, subrayó.

Mencionó que en la zona sur de Cochabamba se detectó que “se están haciendo volantes con material que es insultante a la Presidenta y a algunos de los actores políticos de los últimos tiempos como Camacho y Pumari”.

Además, hay muchas radios que comenzaron a operar de manera clandestina, y de ninguna manera podemos hacer una tarea que vaya contra la libertad de expresión; nuestro mandato es conciliar, no es nada fácil”, añadió.

Una mirada sobre los medios

Respecto al periódico Bolivia y los demás que se publican en la ciudad de La Paz, el viceministro Díaz Meave señaló que “la línea tiene que ser distinta porque la óptica es distinta con relación a un diario comercial”.
Considera que La Razón se ha vuelto el nuevo vocero de lo que es ahora la oposición, que se había mostrado muy afín al anterior gobierno (del Movimiento Al Socialismo-MAS). Mientras que Página Siete está en una línea que puede aplaudir los actos de gestión, así como ser un medio  crítico.
“Los demás medios creo que le están dando un aire, un espacio a la presidenta Jeanine Áñez, antes de criticar o no la gestión. Creo que tienen una buena actitud hacia la nueva gestión de gobierno tanto en lo crítico como en la ayuda que puedan prestar a que esta gestión de gobierno concluya de manera satisfactoria”, afirmó.
Díaz Meave indicó que el Gobierno de transición, liderado por la Presidenta que asumió el 12 de noviembre, “necesita mucha ayuda de la ciudadanía, toda la colaboración que nos pueda prestar porque la tarea que tenemos no es para un partido, es justamente para que el país tenga unas elecciones transparentes cuanto antes y se pueda establecer un nuevo Gobierno”.

Pluralidad en todos los medios estatales

En cuanto a los medios estatales: Bolivia TV, radio Illimani y el periódico Bolivia, el viceministro Martín Díaz Meave dijo que se está buscando que haya mucha pluralidad, “actores que puedan expresar el sentir de los diversos sectores de la sociedad, que no sea una sola lógica la que se imponga”.

También como medios que son de propiedad del Estado se quiere reflejar todos los actos de gestión que se hagan, tratando de politizar lo menos posible. En esa línea, “Bolivia TV ha alcanzado picos de audiencia nunca antes vistos, radio Illimani tardó en reestructurarse pero está funcionando con una nueva programación y  la audiencia ha retornado”.

Las redes sociales también son parte de la estructura comunicacional y en esa dirección Díaz Meave señaló que el mandato es escuchar, “la red social es muy importante en un sentido”.  “La Constitución es muy vanguardista, en términos de que prioriza el derecho a la comunicación sobre el derecho a la información, en el artículo 106, y tiene que permitir a todos los actores expresarse”, apuntó.

Todo el “aparataje” construido por los guerreros digitales, en una dirección dependiente del ministerio durante el régimen de Evo Morales, fue “desactivado casi de inmediato al asumir el Gobierno de transición”, y los grupos están plenamente identificados.

Perfil

Estudió en la UCB: Martín Alfonso Díaz Meave nació en La Paz. Es licenciado en Ciencias de la Comunicación de la Universidad Católica Boliviana (UCB).

Publicista y especialización: Trabajó 25 años en producción publicitaria. Completó su formación con un posgrado en Barcelona, España, en Creatividad e Innovación y una maestría en la UCB en Estrategias Comunicacionales (falta la tesis).

Autor de libro de crónicas: Autor de un pequeño libro de crónicas como hincha del fútbol (de The Strongest) titulado Marcación personal y coautor en otras producciones nacionales.

Docente universitario: Es docente de la materia de Publicidad en la Universidad Católica. Asimismo, prepara un estudio sobre esta especialidad.

Posesión: La ministra de Comunicación, Roxana Lizárraga, posesionó a Martín Díaz como viceministro de Políticas Comunicacionales el 6 de diciembre y una de las primeras actividades que desarrolló fue reunirse con representantes de organizaciones sociales y de la resistencia para coordinar una agenda de trabajo.