SEG-XX-F1-_ESTEBAN_URQUIZU-APG

 

Redacción central – Edición impresa

La jueza 2º de Instrucción Anticorrupción y Violencia Contra la Mujer, Odalys Serrano, dictó ayer detención domiciliaria para el gobernador de Chuquisaca, Esteban Urquizu, sin derecho a asistir al trabajo; la autoridad es acusada de incumplimiento de deberes, abandono del cargo, uso indebido de bienes y de influencias.

“Nos vamos a someter a la investigación, una investigación transparente, seria y con justicia social, todo lo que dijo la señora jueza voy a asumirlo”, declaró Urquizu a los periodistas tras las cuatro horas que duró la audiencia cautelar.

La jueza ordenó la detención domiciliaria con vigilancia policial, también instruyó la prohibición de asistir y permanecer en las oficinas de la Gobernación de Chuquisaca y pidió dos garantes personales, entre otras medidas sustitutivas.

La autoridad departamental, que ahora goza de vacación autorizada por la Asamblea Legislativa Departamental, fue imputada ayer. La audiencia de medidas cautelares comenzó aproximadamente a las 09.30 y concluyó  cuatro horas después en el Tribunal Departamental de Justicia, según se lee en el periódico Correo del Sur.

Esa determinación fue rechazada por el abogado denunciante Luis Ayllón, por lo que anunció que presentará una apelación en el tiempo establecido por ley.

“Esperamos que el tribunal de alzada revoque esta medida y se proceda inmediatamente a la detención preventiva y además hemos apelado en audiencia; seguramente la próxima semana habrá audiencia”, agregó Ayllón.

   Urquizu dijo que cumplirá estrictamente las determinaciones de la jueza y guardará detención domiciliaria, además cumplirá una vacación de 30 días junto a su esposa y a sus cuatro hijos, después de 10 años de trabajo continuo.