El diputado Anyelo Céspedes (Foto: Archivo).

Fabiola López Uriarte / Ahora EL PUEBLO digital/

El diputado Anyelo Céspedes, de la bancada del MAS IPSP, analizó en Bolivia TV las repercusiones del paro político impulsado por Luis Fernando Camacho que contó con la participación de grupos subversivos que buscaron la confrontación con la población cruceña.

Señaló que los grupos represivos responden a hordas radicales que fustigaron a diferentes zonas como el Plan Tres Mil y cometieron hechos delictivos.

Expresó que ya se preveía que el paro anunciado no sería apoyado por ningún sector, institución o empresa, ya que lo que busca Fernando Camacho, como el principal impulsador de este mecanismo, junto a Rómulo Calvo, es crear zozobra, polarización y la gestación de un segundo golpe de estado.

El diputado a tiempo de expresar su solidaridad con los cruceños que fueron agredidos en estos días, dijo que Santa Cruz ya no aguantará más un segundo golpe, porque tanto el pueblo como el empresariado quieren trabajar.

Sobre el atentado al domicilio del alcalde cruceño, dijo que la autoridad merece todo el respeto porque la familia es lo más sagrado que se tiene y aunque fueron víctimas de una guerra sicológica, quedó demostrado que el alcalde cuenta con el respaldo de sectores que mantienen la economía del departamento, como los transportistas y la familia gremial.

“Le están haciendo daño a la gente, a todas las personas que trabajan y tributan porque ya tienen un plan y buscan desestabilizar al gobierno”, expresó.

Céspedes sobre los procesos que se les sigue tanto a Camacho como a Calvo dijo que ha llegado el momento de que la justicia actúe. Para ello se presentarán pruebas, y son las instituciones como la Caja Petrolera y el Ministerio de Justicia, en el caso de Rómulo Calvo, que deben actuar y agilizar los procesos contra estas personas que ya han sido catalogadas como traidoras de Santa Cruz.