La situación de vulnerabilidad de la urbe alteña, sumada a la indisciplina genera un doble esfuerzo para el sistema de salud. (Foto: Correo del Sur)

ABI / Bolivia Digital

El director Municipal de Salud de El Alto, José Luis Ríos, advirtió el lunes un posible colapso del sistema sanitario de esa urbe, en caso de que continúe la indisciplina en el cumplimiento de la cuarentena por instigación de malos dirigentes que promueven la desobediencia de las medidas preventivas decretadas para evitar la propagación del coronavirus COVID-19.

«De la manera más irresponsable algunos están desacreditando la presencia de esta mortal enfermedad y después va a ser la ciudadanía la que les pase la factura por esta irresponsabilidad, tanto por el aumento de casos de coronavirus como por los fallecimientos. Van a ser ellos los culpables, de la manera más insensata están indicando que esa enfermedad no es real, (…) por cada una de estas mentiras tenemos que trabajar 100 veces más», afirmó.

Remarcó que «indudablemente» la indisciplina se torna en un factor de alto riesgo para El Alto». No obstante -dijo- las autoridades municipales continuarán exhortando a la población para que cumplan la cuarentena en sus domicilios, para que respeten el día de salida y las medidas de bioseguridad, especialmente el lavado de manos y la higiene respiratoria.

Anunció que, a fin de contrarrestar la propagación del virus, en esa urbe se prepara el «cordón sanitario» en cuatro zonas con una preocupante cantidad de casos positivos registrados.

«Hemos iniciado un trabajo de cordón sanitario para evitar la propagación del virus en álgidas zonas donde hay un elevado número de infectados por el virus (…), son más 50 días que estamos en un trabajo ininterrumpido para que la pandemia no haga estragos ante los niveles de vulnerabilidad social, ambiental y sanitara», agregó.

Ríos refrió que el Distro 4 de El Alto registra el mayor número de fallecidos y el Distrito 8 muestra inconducta con la realización de un gran número de ferias a pesar de los esfuerzos de sus dirigentes, de los transportistas y las mismas autoridades.

Agregó que la situación de vulnerabilidad de esa urbe, sumada a la indisciplina genera un doble esfuerzo para el sistema de salud que, además, se esfuerza por reducir las brechas por la falta de recursos humanos y tecnología que se han agudizado en tantos años de «ostracismo» en el que estaba ese sector.

«A marcha forzada, hemos logrado en corto tiempo desarrollar y tener un sistema de salud en el primer y segundo nivel, de manera óptima en la escasez de insumos y lucha con los proveedores de los equipos necesarios (…) por instrucción de la alcaldesa Soledad Chapetón no se ha escatimado  ningún esfuerzo para que ningún ciudadano deje de ser atendido», puntualizó.