Dennis Gudasic, director del Lokomotiv de Zagreb, equipo de Croacia. (foto: 24Sata)

Londres / Infobae

Desde mediados de marzo, el fútbol quedó suspendido en el mundo a causa del coronavirus. Las grandes ligas de Europa decidieron paralizar el desarrollo de sus campeonatos por el virus COVID-19, pero parece que lo que viene será muy complicado para los clubes pequeños.

Sin público en los estadios hasta nuevo aviso, sumado a posibles recortes en el dinero que las potencias de Europa destinarán para realizar incorporaciones, el futuro de los clubes de menor popularidad es una incógnita. “Creo que la mayor amenaza para el fútbol de clubes en los próximos seis meses será la supervivencia de clubes más pequeños”, mencionó Dennis Gudasic, director del Lokomotiv de Zagreb, equipo de Croacia.

“Es una situación drástica en la que quizás haya 100 o 200 clubes que quebrarán en septiembre u octubre”, agregó el dirigente en referencia al sombrío panorama que afrontarán las instituciones que menos recursos generan en las competencias del Viejo Continente.

Con el objetivo de poder completar el ingreso por derechos de televisación para cumplir con los contratos de sus planteles profesionales e intentar poner a sus mejores futbolistas en el mercado de transferencias, los clubes buscarán cumplir los protocolos impuestos por los estados nacionales con el objetivo de regresar a la competencia para finalizar la campaña 2019-2020.

Las autoridades del gobierno británico ya dieron vía libre para la práctica deportiva de alto rendimiento desde el 1 de junio, razón por la cual la Premier League deberá decidir en conjunto con el gremio de jugadores si reanudará la competencia durante el próximo mes.