El programa de debate ‘Dialogando con el Pueblo’, del SNRPO. (Foto: SNRPO)

• ABI /

El planteamiento del dirigente gremial Francisco Figueroa de crear una organización paralela a la Central Obrera Boliviana (COB) provocó reacciones de rechazo en dirigentes, exdirigentes y organizaciones afiliadas al histórico ente matriz de los trabajadores.

La máxima organización sindical de Bolivia fue fundada el 17 de abril de 1952 y a lo largo de su historia hizo frente a dictaduras y encaró duras batallas por reivindicaciones laborales.

“Siempre es preocupante escuchar a gente del pasado, como Francisco Figueroa, un dirigente expulsado de la organización y desconocido por las bases de su gremio. Siempre ha estado vinculado con la derecha y ahora trabaja de la mano de logias del oriente para atentar contra la organización matriz de los trabajadores bolivianos”, advirtió Octavio Urquizo, exdirigente de la COB.

En entrevista con el programa Dialogando con el Pueblo, del Sistema Nacional de Radios de los Pueblos Originarios (SNRPO), Urquizo, el dirigente gremial Wilfredo Mamani y el analista Gonzalo Zambrana coincidieron en afirmar que la intención de Figueroa es dividir a la clase trabajadora y gestar un nuevo golpe de Estado, por instrucción de grupos separatistas cruceños, como el Comité Pro Santa Cruz.

“La COB, a lo largo de su historia siempre fue contestataria y vinculada a hacer respetar los derechos de los trabajadores, hubo muchos intentos de dividir a la organización, pero la unidad y fuerza de la clase obrera primó ante todo. (Figueroa) es un exdirigente, aliado de grupos desestabilizadores”, recordó el exdirigente cobista.

El dirigente observado, Francisco Figueroa.

Por su parte, Mamani, representante de la Federación de Trabajadores Gremiales de El Alto, consideró que el observado dirigente es un personaje nefasto, expulsado de la organización gremial.

Lamentó que se haya aliado con grupos de la oligarquía cruceña por intereses “netamente” personales, pues  Figueroa adeuda más de Bs 800 mil al Servicio de Impuestos Nacionales (SIN).

“Con ese objetivo usa a sus bases, no vamos a permitir que atente contra la institucionalidad de los trabajadores”, advirtió Mamani.

Por su parte, Zambrana recordó que Figueroa fue colaborador del gobierno de facto de Jeanine Añez, por lo que no tiene ninguna potestad de hablar a nombre de los trabajadores, más aún generar divisionismo con grupos de choque.

“No hay ninguna posibilidad de que algún otro dirigente fascista sustituya toda la historia de la COB. El querer atentar contra la COB surge de grupos separatistas encabezados por el gobernador cruceño, Fernando Camacho, y del comité cívico, guiados por intereses externos para desestabilizar y derrocar a un gobierno democráticamente electo, como ocurrió en 2019”, alertó.

La idea es crear una organización paralela a la COB como mecanismo fascista para generar desestabilización, insistió el analista.

Una de las marchas de la COB, ente matriz de los trabajadores que fue contestatario al régimen de facto de Jeanine Añez. (Foto: APG)