(Foto: Captura de Pantalla)

• Estéfani Huiza Fernández/

El documental titulado El Gusano mecánico y la historia de Climax se estrenará este 19 de agosto a las 19.00 en la Cinemateca Boliviana. La obra del realizador Alejandro Ríos Pérez revela una de las historias mejor guardadas sobre el rock progresivo en Bolivia.

A finales de los años 60 y principios de los 70, cuando el mundo estaba envuelto en la psicodelia del rock de The Beatles, que fue considerado como la cara principal del desarrollo comercial del género, comenzaron a aparecer otras bandas menos mercantiles, pero que invadían las disqueras y las emisoras de radio, de esos años, como Led Zepelin, King Crimson, Black Sabbath, Deep Purple, entre otros. En Latinoamérica, uno de esos saltos a ese género lo dio la agrupación argentina Los gatos con su éxito La Balsa (1967).

En Bolivia, Climax y su álbum El gusano mecánico marcó el inicio del rock progresivo en el país.

“Ese disco es uno de los más importantes de la historia del rock latinoamericano porque ya se puede hablar de un rock progresivo que incluso mezcla algunos matices con el folklore. Eso podemos verificar en la canción titulada Pachakuti”, explicó el director del largometraje Alejandro Ríos.

Alejandro Ríos Pérez.

La cinta, que tiene una duración de una hora con cuarenta y ocho minutos, se presentó como un reto para el realizador que tras un arduo trabajo de investigación logró argumentar y grabar uno de los eslabones perdidos del rock boliviano.

Ríos contó que una de las dificultades que afrontó al iniciar el proyecto fue acercarse a los protagonistas, pero después cuando consiguió involucrarlos fue una “experiencia única”. “No dejaban de contarme historias, el documental comenzó a crecer, al inicio pensé que solo duraría alrededor de 20 minutos, pero se extendió”, agregó.

Las entradas para el estreno del documental ya están disponibles en la Cinemateca Boliviana y tienen un costo de Bs 30.

Historia

La banda se formó más o menos en 1968 por eximios músicos como ‘Pepe’ Eguino (guitarra eléctrica), Javier Saldías y Álvaro Córdova (batería). En 1974, el trío publicó Gusano mecánico, un álbum crítico con la mecanización de la sociedad, considerado como uno de los primeros álbumes conceptuales del rock boliviano, en el que mezclaban un rock innovador con elementos de la música andina.