Marionetas Cervantes

Aitor Arjol *

“—¡Cuerpo de tal —dijo el ventero—, que aquí está el señor mase Pedro! Buena noche se nos apareja.

Olvidábaseme de decir cómo el tal mase Pedro traía cubierto el ojo izquierdo y casi medio carrillo con un parche de tafetán verde, señal de que todo aquel lado debía estar enfermo (…).

Preguntó luego don Quijote al ventero qué mase Pedro era aquel y qué retablo y qué mono traía. A lo que respondió el ventero:
—Éste es un famoso titiritero que hace muchos días que anda por esta Mancha de Aragón enseñando un retablo de la libertad de Melisendra, dada por el famoso don Gaiferos, que es una de las mejores y más bien representadas historias que de muchos años a esta parte en este reino se han visto”.

Así reza el capítulo XXVI en la segunda parte del Quijote. Dando pie a otra de las locas aventuras del caballero andante, que estando en una venta asiste a una representación de títeres por parte de Maese Pedro, que además lleva un mono adivinador. 

Recuerden que el tal Maese Pedro, ahora titiritero y con un parche en el ojo, no es otro que Ginés de Pasamonte, el mismo galeote que en la primera parte de la obra de Cervantes fuera liberado por don Quijote y como agradecimiento, el reo le roba el burro al pobre de Sancho Panza y escapa por los cerros de Sierra Morena.

Los títeres cuentan una antigua historia procedente del romancero: Gaiferos es un héroe o caballero al más puro estilo de Sigfrido o Roldán, que irá al castillo de Sansueña a liberar a Melisendra, presa de los moros. El caso es que el bueno de Alonso Quijano, bien dado a los sueños, terminará por creerse que la historia representada es realidad y las marionetas de carne y hueso, tomando su espada y liándose a mamporros con los moros enemigos, con el propósito de socorrer también a Melisendra. Todo ello para asombro de Maese Pedro y el resto de circunstantes en la venta, que no pueden dar crédito a lo que ven sus ojos.

Esta historia fue aprovechada por Manuel de Falla, compositor español de música clásica y buen amigo de Federico García Lorca, al que también gustaban los títeres. Manuel de Falla escribió sobre ella una composición musical en ocho fragmentos y con similar argumento. 
Don Gaiferos asiste al castillo donde está presa su esposa Melisendra, en manos del rey moro Marsilia. Evidentemente escapan, pero son perseguidos por toda la morería y don Quijote termina por arremeter contra aquellos títeres con turbante y espada curva, poniendo patas arriba todo el teatro.

Manuel de Falla compuso esta ‘ópera’ por encargo de una sorprendente mujer de la época, a mitad de camino entre su sangre real, hija de un multimillonario, amante de otras mujeres, mecenas, protectora y admiradora de las artes musicales. Esa mujer se llamaba Winnaretta Singer, más conocida como Princesa Edmond de Polignac.

Winnaretta Singer había nacido en Nueva York en 1865. Heredera del que por aquel entonces dirigía una empresa mundialmente conocida: las máquinas de coser Singer. A la muerte de su padre se instala en París, donde se casa apenas rebasados los 20 años. Por aquel entonces ya era conocida por ser lesbiana. Al quedar viuda de su primer esposo, se vuelve a casar en 1893 con el príncipe Edmond de Polignac, también homosexual. Una relación donde el nexo común sería el amor de ambos por la música. Y hacia 1894 establece un salón de música en la mansión que tan artístico y curioso matrimonio mantiene en París.

Desde entonces, y luego de la muerte de Edmond en 1901, Winaretta se convertirá en mecenas y protectora de toda una larga lista de músicos como Debussy, Ravel, Erick Satie o el propio Manuel de Falla, a quien la princesa encargó el ‘Retablo de Maese Pedro’, dedicado por igual a Winnareta y Miguel de Cervantes al comienzo de la partitura.

Además, la empresa Singer terminó por sellar para siempre la relación tan sorprendente entre las máquinas de coser y el caballero andante, ya que llegó a aprovechar la figura de don Quijote para editar, a principios del siglo pasado, un conjunto de postales para publicitarse en torno a los entuertos de soñador tan aventurado.

* Escritor, abogado y poeta español