Tapa Memoria Morenada

 

Reynaldo J. González – Edición impresa

Esta noche, en el auditorio del Museo de Etnografía y Folklore (Musef) de La Paz, investigadores y estudiosos presentarán los libros Memoria de la diablada y Memoria de la morenada, editados por la Secretaría de Culturas de la ciudad de Oruro. 

Se trata de dos extensas compilaciones que reúnen trabajos históricos, investigaciones recientes y fotografías sobre las dos danzas folklóricas más practicadas en Bolivia, con el objetivo de aportar a su valoración patrimonial, su resguardo y su estudio científico.

Según explicó uno de los coordinadores de las publicaciones, el historiador orureño Fabrizio Cazorla, se trata de libros de especial interés para los estudios contemporáneos en tanto consignan algunos de los primeros trabajos referidos a sendas danzas folklóricas, publicados desde mediados del siglo XX en periódicos y revistas nacionales.     

Esta característica permite que cada tomo contenga información que abre el debate sobre el origen y el desarrollo histórico de la morenada y la diablada en varias regiones de Bolivia, explicó.  

“Hubo criterios equivocados en cuanto a ubicar el origen de las danzas en un solo lugar. Es muy difícil hablar sobre esto porque cada región tuvo una manera de interpretar la morenada y la diablada de acuerdo con su contexto y su cultura, a sus propias leyendas. Creemos que eso debe ser integrado dentro de la riqueza patrimonial que tenemos”, propuso el investigador.

Cazorla explicó que, por ejemplo, algunos de los estudios antiguos incluidos corroboran la presencia de esclavos de origen africano en la ciudad de Oruro, dato que posibilita que la máscara de moreno de la morenada se haya originado en la ciudad de Pagador.

“Se generaron propuestas peligrosas en el sentido de atribuir a un solo lugar el origen de la morenada cuando hay regiones que viven y sienten la danza a su manera. Lo propio con la diablada, que tiene sus propuestas propias en Potosí, Colquechaca y La Paz, todos son contextos diferentes”, sostuvo con base en la información de los libros.

Asimismo, el historiador explicó que en el tomo de la diablada, la compilación municipal consigna las primeras aproximaciones sociológicas y antropológicas a la danza publicadas desde mediados de la década de 1940 en trabajos firmados en el diario La Patria por personalidades como Zenón Goitia y Josermo Murillo.

En este sentido, explicó que antes de emitir criterios conclusivos, ambos libros presentan miradas abiertas y diversas que buscan “abrir el debate” sobre ambas manifestaciones folklóricas.

“No está dicha la última palabra en materia de investigación. Mientras existan nuevas fuentes, nuevos documentos, nuevos testimonios de la memoria oral, esta historia se irá reconstruyendo cada día”,  afirmó.

Según informó, el tomo dedicado a la diablada presenta artículos de investigadores como Carlos Condarco, Primo Castrillo, Antonio Revollo, Augusto Beltrán, Olivia Jarris, Ludmila García y Alfonso Jáuregui.  Por su parte, el tomo dedicado a la morenada incluye textos de Josermo Murillo, Carlos Delgado, Arturo Alesandri, Óscar Siles y Alberto Salamanca, entre otros.

Ambos libros serán presentados, desde las 19:00, con comentarios de los estudiosos Ramiro Gutiérrez y Miguel Foronda.