El abogado de la familia de la víctima, Percibal Garrón Torrico, señaló que existen otras personas implicadas en este caso cercanas al oficial. (Foto: APG)

Bolivia Digital

El informe preliminar de la investigación, señala que dos mujeres ayudaron al teniente Adán Boris M., sentenciado a 30 años de prisión por el feminicidio de la joven Betsabé de 24 años, para que intentara escapar de la justicia. Ambas sostuvieron una relación sentimental con el oficial de la Policía.

El abogado de la familia de la víctima, Percibal Garrón Torrico, señaló que existen otras personas implicadas en este caso cercanas al oficial. Además confirmó que la juez de Sipe Sipe determinó que sea remitido a la cárcel del Abra en Cochabamba.

«Tenemos información que existen otras mujeres implicadas en el hecho, serían las exparejas del policía. La Fiscalía continúa con las investigaciones para definir el grado de participación, para nosotros es importante que estas personas sean indagadas y evitar que este caso quede en la impunidad», dijo el jurista.

El sujeto decidió someterse a un proceso abreviado porque confesó que mató a la joven. La audiencia inició aproximadamente a las 10.00 y se prolongó por tres horas. Los fiscales presentaron todas las pruebas colectadas y que demostraron la culpabilidad del teniente de la Policía, la juez Mixto de Sipe Sipe, Carla Antequera, ordenó que el feminicida cumpla su sentencia en el penal El Abra.

Garrón señaló que en el caso de Roberto M., hermano del teniente y su cuñada Cinthia G., fueron sentenciados a dos años de prisión por complicidad. Ambos no pudieron desvirtuar los riesgos procesales, por lo que tendrán que permanecer en un recinto carcelario.

Investigación

Según el informe policial, la primera es su exesposa, de 32 años, con quien tuvieron un hijo, la mujer vive en la ciudad de Sucre. Tras la desaparición de la joven, la expareja tuvo contacto con el oficial por WhatsApp y Messenger.

Se conoce que ella lo ayudó económicamente después de que el sujeto le prometiera que iban a encontrarse en esa región para retomar su relación. Su expareja estaba esperando la llamada telefónica para su reencuentro, el último contacto fue hace una semana.

La Fiscalía amplió la investigación contra la mujer por el delito de encubrimiento y fue trasladada a dependencias de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv) de Quillacollo.

El momento de la captura del sospechoso. (Foto: Policia Boliviana)

La otra mujer, aparentemente también es su enamorada, con quien estuvo entre el 13 y 15 de agosto. Ambos consumieron bebidas alcohólicas y ella le permitió quedarse a dormir en su vivienda.

Se comunicó con su amiga

La víctima se comunicó con una de sus amigas el día que desapareció, el último mensaje que envió a través de WhatsApp fue a las 20.57, donde le dice “(estoy) en la casa de Boris y no deja que me vaya”.

A las 19:00, le contó que encontró al teniente en estado de ebriedad. Una hora después, le dijo que “lo pilló hablando con otra, que él lloraba, no quería mostrarle (el teléfono) y que no la dejaba irse”. Poco después, le dio a conocer que había un arma de fuego y que se encontraba muy nerviosa, de acuerdo con los chats difundidos por la Red Uno.

El 11 de agosto, Betsabé salió de su vivienda a las 15.00, aproximadamente, para encontrarse con el teniente Adán Boris M. a partir de ese día no se supo más de su paradero, su familia aún guardaba la esperanza de encontrarla con vida.

La mamá de Betsabé dijo que su hija conoció al policía como hace dos meses, pero llevaban de relación alrededor de un mes. Él era su vecino, vivía a unos 300 metros de la casa de la joven universitaria.

El director nacional de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), coronel Iván Rojas, informó que hasta el día martes se conocerán los resultados de ADN que se tomaron a los restos óseos encontrados el pasado martes.

Loa vecinos de la zona de Maica Chica, en el sector del Puente, encontraron restos óseos, entre ellos un cráneo, columna vertebral, pelvis y varios huesos de distintas partes del cuerpo. Estos fueron sometidos a una pericia para establecer si se trata de Betsabé.