_GJH4765

 

ABI/Bolivia Digital

La ministra de Comunicación, Roxana Lizárraga, reveló hoy que la Editorial del Estado fue utilizada para producir material destinado a la campaña electoral del expresidente Evo Morales con recursos de los bolivianos y anunció que presentará una denuncia ante el Ministerio Público contra la exgerente de esa empresa Amanda Dávila.

«Se detectó órdenes de trabajo, afiches, agendas y calendarios del MAS, y lo más aberrante es que estos materiales eran facturados a diversos ministerios y pagados por los mismos. Se encuentran varios ministerios que mandaron a hacer este tipo de materiales para la campaña electoral de Evo Morales», indicó en conferencia de prensa desde la Casa Grande del Pueblo.

La autoridad dijo que se encontraron en flagrancia algunas de estas irregularidades y sospecha que exista una afectación cuantiosa a los recursos económicos del país.

Asimismo, Lizárraga indicó que en este caso estarían involucrados la hija del exmandatario, Eva Liz Morales, y Óscar Silva, padre de la exdiputada del MAS Valeria Silva.

Por su parte, el actual gerente ejecutivo de la Editorial del Estado, Oswaldo Rojas, dijo que la empresa tiene una deuda de al menos Bs 4 millones que al parecer se originó por falta de pago del material que produjo para dicha campaña, y que habría vínculos en estos actos ilícitos con los ministerios de Comunicación y de Relaciones Exteriores.

En ese sentido señaló que la demanda contra Dávila será por la presunta comisión de los delitos de daño económico al Estado, uso indebido de bienes del Estado y uso indebido de influencias.

«Se ha utilizado esta entidad estatal para coordinar la campaña del MAS, entonces podemos ver que hubo un uso de los bienes del Estado», expresó.

Asimismo, informó que se recibió varias denuncias de los trabajadores, quienes eran sometidos a realizar aportes económicos y participar en marchas del MAS de manera obligatoria.

Rojas, además, difundió dos audios en los que presuntamente la exgerenta se reúne con Eva Liz Morales y otros funcionarios para abordar temas referidos a la campaña del exmandatario en oficinas de la Editorial del Estado.

«Ella (Dávila) debió cumplir y denunciar estos hechos y no coadyuvar a que se siga haciendo irregularidades y se siga presionando a funcionarios que tienen miedo denunciar», concluyó.