INTER - AÑEZ- APG

 

EFE y Infobae – Edición impresa

El mandatario de Estados Unidos, Donald Trump, expresó ayer su apoyo a la presidenta constitucional transitoria de Bolivia, Jeanine Áñez, y denunció la violencia provocada tanto en el país como en el exterior.

“Apoyamos a Jeanine Áñez en Bolivia mientras trabaja para garantizar una transición democrática pacífica a través de elecciones libres”, escribió Trump en su cuenta de Twitter, en la primera alusión directa a la Mandataria, que asumió su cargo el 12 de noviembre después de la salida del entonces gobernante Evo Morales.

“Denunciamos la violencia en curso y a aquellos que la provocan tanto en Bolivia como desde afuera. Estados Unidos apoya a la gente de la región por paz y democracia”, concluyó en la red social.

El 11 de noviembre, el Presidente estadounidense ya se pronunció sobre la situación en Bolivia. Asimismo, elogió el papel de los militares, que forzaron la salida de Morales.

“Estados Unidos aplaude al pueblo boliviano por exigir libertad, y a los militares bolivianos por acatar su juramento de proteger no solo a una sola persona”, manifestó Trump.

Áñez respondió a través de Twitter sobre el respaldo del Mandatario estadounidense. “Agradecemos el respaldo del Presidente de los Estados Unidos, @realDonaldTrump. Nuestra labor es pacificar nuestra patria y convocar a elecciones, así como lo ha manifestado la ciudadanía”.

En noviembre, ante el estallido de protestas en Bolivia que terminaron con la renuncia de Evo Morales luego de los comicios generales de octubre, Washington ya respaldó la constitución del gobierno interino encabezado por la senadora Jeanine Áñez.

Donald Trump dijo en ese momento que con la salida de Morales se “preserva la democracia” en Bolivia, y que el episodio lanzaba un mensaje para los mandatarios de Venezuela, Nicolás Maduro, y Nicaragua, Daniel Ortega.

“Estos acontecimientos lanzan una fuerte señal a los regímenes ilegítimos en Venezuela y Nicaragua de que la democracia y la voluntad del pueblo siempre prevalecerán”, aseguró Trump en un comunicado.

La crisis se desató tras un informe de la Organización de los Estados Americanos (OEA) que determinó que el gobierno de Morales había interferido en el conteo de votos tras los comicios generales celebrados el 20 de octubre.

Morales decidió abandonar el país con destino a México, donde permaneció como asilado político por unas semanas; luego se trasladó a Argentina, desde donde dirigirá la campaña del MAS para las próximas elecciones.