La Nación – Edición impresa

El canciller de Argentina, Felipe Solá, y el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz, recibieron en la Casa Rosada a una delegación del Gobierno de Estados Unidos que transmitió su malestar por la agenda pública que desarrolla el expresidente de Bolivia Evo Morales.

“Llamamos a la administración de Alberto Fernández a trabajar para garantizar que Morales no abuse de su estatus en la Argentina”, explicaron en la embajada estadounidense, aunque evitaron dar detalles sobre el temario de la reunión, celebrada en el salón Eva Perón de la Casa Rosada.

Solá y Beliz recibieron a la ministra consejera Mary Kay Carlson y al consejero político Chris Andino, representantes del Departamento de Estado. Aunque oficialmente no se informó el motivo del encuentro, trascendió que los funcionarios norteamericanos solicitaron la cita para hacer conocer su disconformidad por las actividades que lleva adelante Morales en la Argentina.

Consultados sobre la situación del exmandatario,indicaron: “Hacemos un llamado a la Argentina para que sea un buen vecino al apoyar la democracia boliviana y llamamos a la administración de Fernández a trabajar para garantizar que Morales no abuse de su estatus en la Argentina”.