Los profesionales médicos esperan que los pacientes lleguen a un sitio de prueba de coronavirus dirigido por el Hospital de la Universidad George Washington. (Foto: AFP).

DW

Estados Unidos, que superó la marca de 10 mil decesos por el nuevo coronavirus desde el inicio de la pandemia, tuvo un registro de 1.150 muertes adicionales en las últimas 24 horas, dijo la noche de este lunes la Universidad Johns Hopkins, el centro de referencia.

Según la cuenta de esa casa de estudios superiores, hay más de 366 mil casos de COVID-19 en Estados Unidos, incluidos más de 30 mil nuevos casos en 24 horas, con un total de muertes de 10.783. Así, EEUU ostenta el mayor número de casos confirmados de esa enfermedad en el mundo.

En tanto, la alcaldesa de Chicago, Lori Lightfoot, prometió una agresiva campaña de salud pública dirigida a las comunidades negras y latinas debido a que un abrumador número de afroestadounidenses ha fallecido a causa de la enfermedad COVID-19, de acuerdo con datos preliminares.

Los residentes negros representaron el 52% de los casos confirmados del nuevo coronavirus y el 72% de las muertes por complicaciones relacionadas con la enfermedad en la ciudad, pese a que constituyen apenas el 30% de la población de la urbe, según la agencia de salud pública local.

Los expertos en salud pública de Chicago dijeron que la tendencia no fue una sorpresa para cualquiera que esté familiarizado con las añejas barreras en torno a la atención médica, en una ciudad que está dividida geográficamente: los residentes del sur y oeste de la urbe históricamente tienen menos acceso al sistema de salud pública, tienen mayores tasas de pobreza y laboran en empleos que les requieren seguirse presentando en su lugar de trabajo, mientras que otros pueden trabajar desde casa.