El 20 de noviembre de 2019, la misión de la OEA señaló presunto fraude electoral. (Foto: Archivo)

• Redacción Central /

Estados Unidos utilizó a la Organización de Estados Americanos (OEA), en octubre de 2019, para frenar la emergente corriente de gobiernos progresistas y para mantener su poder geopolítico en América Latina, coincidieron en declaraciones separadas los analistas Hugo Siles, Gustavo Torrico y Gabriel Villalba.

En contacto con Ahora El Pueblo, los expertos afirmaron que el país del norte buscaba evitar que Evo Morales y Álvaro García Linera ganen la elección presidencial de octubre de 2019, porque con la consolidación de la corriente progresista perdía toda posibilidad de aprovechar los recursos naturales no renovables.

MISIÓN DE INJERENCIA

Hugo Siles, analista político.

El analista político Hugo Siles explicó que años antes de los comicios presidencial de 2019 Estados Unidos, a través de la OEA, inició un fuerte asedio contra el advenimiento de gobiernos progresistas en la región, porque estaba en peligro su dominio hegemónico en el continente, considerado su patio trasero.

Dijo que a través de ese organismo subregional se montó una agresiva campaña de desinformación contra los gobiernos de izquierda, para posicionar a líderes políticos de derecha como ocurrió en Brasil, Argentina, Ecuador, Paraguay y Uruguay.

Señaló que en Bolivia, a través del secretario general de la OEA, Luis Almagro, apoyado por los líderes políticos de derecha Carlos Mesa, Jorge Tuto Quiroga, los comités cívicos de Santa Cruz y de Potosí, montó la narrativa del fraude electoral y generó la ruptura del orden constitucional, el golpe de Estado y la sucesión ilegal de Jeanine Añez.

“En ese contexto, la operación de la misión electoral ha sido ajena a cumplir su objetivo, sino de una operación de injerencia e intervención geopolítica por intereses principalmente de Estados Unidos. La intervención responde porque el modelo boliviano contrastaba con los logros y toda la narrativa de modelos que tiene la derecha internacional en la región”, sostuvo.

Gustavo Torrico, analista político.

FRENAR EL PROCESO

Para el analista Gustavo Torrico, el objetivo de Estados Unidos a través de la OEA fue atacar la regionalización del modelo económico, social, comunitario y productivo, que en 14 años de gestión de Evo Morales permitió la soberanía, dignidad, la nacionalización e industrialización de los recursos naturales.

“No se podía permitir que Bolivia siga siendo un faro de referencia para América Latina con un crecimiento permanente de la economía y la redistribución equitativa que ha permitido no sólo mejorar la integración territorial, el servicio de salud con más hospitales y la eliminación del analfabetismo, sino mejorar la calidad de vida de los bolivianos”, precisó. Insistió en que había que poner fin al Proceso de Cambio, porque se mostraba como ejemplo para los países de la región con un gobierno progresista. “Estados Unidos no se podía permitir perder su hegemonía territorial y perder fuerza en América Latina”, aseguró.

Gabriel Villalba, analista político.

MINISTERIO DE COLONIAS

El abogado y analista político Gabriel Villalba señaló que la OEA como ministerio de colonias de Estados Unidos desplegó una estrategia geopolítica de dominación en el país, atacando al Proceso de Cambio y al Movimiento Al Socialismo.

“Es algo que se ha dado desde la fundación de la OEA con la misión de apropiarse de los recursos naturales. En Bolivia está la reserva de litio más grande del mundo, tiene reservorios de agua dulce, grandes reservas de biodiversidad, de gas y otros recursos naturales estratégicos que están en la mira de Estados Unidos”, aseguró.

linkedin