Una de las fábricas antes de ser desmantelada. (Foto: FELCN)

Bolivia Digital

Un contingente de al menos 100 efectivos de la Unidad Móvil de Patrullaje Rural (Umopar) ingresó ayer por la mañana al Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis), donde destruyó 14 fábricas de cocaína y detuvo a dos personas vinculadas con ese ilícito.

Según un reporte de la Red Unitel, los uniformados ingresaron en vagonetas y helicópteros, y en las regiones de Tacopaya, Uncía y Urkupiña hallaron plantaciones ilegales de coca, fábricas del alcaloide y asentamientos humanos no permitidos.

La incursión con helicópteros fue muy efectiva, ya que a menudo las patrullas terrestres sufren atentados y emboscadas por parte de los narcotraficantes.

En las fábricas que estaban cerca de las viviendas se encontró pasta base de cocaína, precursores, gasolina, coca y ácidos.

Según el reporte oficial, las fábricas funcionaban aproximadamente hace dos meses y fueron emplazadas al estilo colombiano, es decir que luego de cumplir con la producción establecida eran desmanteladas y trasladadas a otras zonas.

De enero a la fecha se destruyeron 350 fábricas y dos laboratorios de cristalización, y se detuvo a 33 ciudadanos bolivianos y a 12 extranjeros.

Las dos personas detenidas habrían sido contratadas por grupos de narcotraficantes para ayudar en la producción y alertar sobre la presencia de los efectivos.