Según datos del Viceministerio de Presupuesto y Contabilidad Fiscal, entre enero y marzo, los 339 gobiernos municipales hicieron uso del 12% (Bs 2.581, 1 millones) de los Bs 21.469,3 millones asignados para esta gestión.

Bolivia Digital/ABI

Entre los meses de enero y marzo de 2020, la ejecución presupuestaria de los gobiernos municipales del país alcanzó solo el 12% de los Bs 21.469,3 millones asignados por el Estado, aspecto que no acompaña los esfuerzos del Gobierno nacional para encarar la crisis sanitaria por el coronavirus (COVID-19), debilidad que a criterio del municipalista Fabián Yaksic se debe a la falta de conocimiento y orientación sobre gestión edil.

Según datos actuales del Viceministerio de Presupuesto y Contabilidad Fiscal la ejecución presupuestaria, durante el primer trimestre de la gestión, los 339 municipios que existen en todo el país solo alcanzaron a ejecutar Bs 2.581.156.686,67, de los Bs 21.469.351.218,11 asignados para esta gestión, lo que representa el 12% del presupuesto total.

“Los municipios deben ser protagonistas en el control del coronavirus en sus propias jurisdicciones. Tienen que administrar mejor su presupuesto y contribuir con medidas de control y propuestas permanentes”, refirió Yaksic.

De acuerdo al reporte presupuestario, en enero los gobiernos locales ejecutaron Bs 479.732.334,95 (2,23%) de sus recursos; en febrero Bs 963.228.661,15 (4,48%) y en marzo Bs 1.138.195.690,57 (5,30%), segun el municipalista estos datos responden a la reacción tardía de los municipios en materia administrativa para disponer recursos en función de la crisis sanitaria.

Entre los municipios cuya inversión no sobrepasa el 8% figuran: Nueva Esperanza, Santa Rosa de Abuná, Ingavi Humaita, El Sena, Bella Flor, Exaltación, Puerto Siles, San Joaquín, San Andrés, San Matías, Pucara, Postre Valle, Moro Moro, Llica, Tinguipaya, Santiago de Machaca, Chacarilla, Juan José Pérez, San Buenaventura, Pelechuco, Tito Yupanqui, entre otros.

Mientras que los alcaldías que reportan mayor ejecución son: La Paz, con 20, 68%; Villa Serrano 25, 71%; El Puente 26,73%; Colpa Bélgica 24,70%; San José 19, 09%; Trigal 20, 17%; Ayata con una ejecución del 18, 54% y El Torno con 18, 36%.

Este aspecto fue saludado por Yaksic, ya que afirma que algunos municipios tomaron la iniciativa de generar su propia normativa de apoyo frente a la emergencia. Puntualizó que para destinar los fondos necesarios, las autoridades municipales deben acudir a los procedimientos que les permita aplicar la normativa legal vigente para optimizar el manejo de su presupuesto ante la crisis sanitaria por el COVID-19 en sus jurisdicciones.

Reprogramación prsupuestaria

El viceministro de Autonomías, Gustavo Serrano, manifestó que en el marco de la emergencia sanitaria nacional decretada por la presidenta, Jeanine Añez, los gobiernos municipales deben emitir normas que refuercen las disposiciones gubernamentales y en base a ello realizar la reprogramación presupuestaria para priorizar la adquisición de materiales e insumos de bioseguridad, compra de medicamentos, contratación de personal médico y habilitar la infraestructura necesaria para atención de personas con sospecha de coronavirus.

La autoridad señaló que ante la pandemia, que afecta a todos los países incluso mayores potencias económicas del mundo, es necesario pensar en respuestas creativas para la optimización de los recursos públicos dirigidos a atender las responsabilidades de prevención y tratamiento de los enfermos por COVID-19. “Todos los niveles de gestión pública tienen responsabilidades definidas de prevenir y atender esta emergencia”, dijo.

Serrano informó que el Gobierno diseña de una estrategia nacional, orientada a continuar con la atención de la emergencia sanitaria y para la recuperación económico-productiva, en alianza con diferentes sectores, debido a la caída de los precios del barril de petróleo y la baja cotización de los minerales, que son las principales fuentes de ingreso del país, que tendrá repercusión en las futuras asignaciones presupuestarias y transferencias de recursos a todas las instituciones del Estado boliviano.

“Lo que corresponde en este tiempo es asumir una actitud proactiva con los efectos y secuelas de la emergencia sobre la economía, la producción, el empleo y sobre varios ámbitos que van a ser impactados como se está viendo en otras regiones del mundo”, indicó la autoridad.

Jurisdicción municipal

Al respecto Yaksic refirió que los gobiernos municipales son los llamados a contribuir con el control de la movilidad de personas dentro de su territorio, quiénes y cuántos entran o salen de sus municipios, con la exigencia del cumplimiento de medidas de prevención (bioseguridad), el comercio y los horarios aspectos que son de su entera competencia jurisdiccional.

No obstante, remarcó que el aporte de los Servicios Departamental de Salud (Sedes) es fundamental para apoyar con personal de salud en todos los centros de primer nivel, especialmente en el área rural.

“Debe quedar claro que en todos los municipios, tanto del área urbana como rural no hay un solo centro de salud que esté en condiciones para encarar esta pandemia, nadie ha esperado esta situación y tampoco nadie tuvo el suficiente tiempo ni presupuesto para planificar el cómo atender esta situación”, puntualizó.

La autoridad indicó que la ciudadanía debe entender y tomar conciencia de que la crisis sanitaria permanecerá por un buen tiempo, y que debe aprender a convivir con ella, por lo que se tienen que asumir medidas de control permanentes.

Legislación

La Ley 602 de Gestión de Riesgos y su Decreto Reglamentario, en su artículo 32, con relación a las modificaciones presupuestarias, establece que la declaratoria de desastres y/o emergencias permite que las entidades públicas de todos los niveles del Estado encargadas de su atención, realicen modificaciones presupuestarias y transferencias entre partidas presupuestarias, de acuerdo a la normativa existente y la normativa específica que establezca el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas.

Al amparo de esta Ley, los municipios tienen todas las facultades y presupuesto legal para efectuar con celeridad las modificaciones presupuestarias necesarias dentro lo pertinente.

Por otra parte, el Decreto Supremo 4174 autoriza a entidades territoriales autónomas a realizar gastos directos y modificaciones presupuestarias y tomar las medidas necesarias para responder eficazmente ante la emergencia sanitaria por el virus.

La mencionada norma, promulgada el 4 de marzo de 2020, en su artículo primero señala que tiene como objetivo: “Autorizar al Ministerio de Salud, a las entidades territoriales autónomas y a las entidades de la Seguridad Social de Corto Plazo, de manera excepcional, efectuar la contratación directa de medicamentos, dispositivos médicos, insumos, reactivos, equipamiento médico y servicios de consultoría de personal en salud para la prevención, control y atención de la ‘emergencia de salud pública de importancia internacional’ provocada por el coronavirus (COVID-19)”.

Al igual que el Decreto Supremo 4196, del 17 de marzo de 2020, que declara la emergencia sanitaria y las restricciones respectivas en todo el territorio nacional, define en su disposición final cuarta que: “Con el fin de prevenir la especulación y el agio, los gobiernos autónomos municipales, en el marco de sus competencias y responsabilidades, controlarán la especulación de precios, debiendo constituirse en parte denunciante cuando corresponda”.

El pasado 25 marzo, la presidenta Jeanine Áñez, promulgó el Decreto Supremo 4200 para el fortalecimiento de las medidas para evitar el contagio del COVID-19, cuyo artículo 12 parágrafo II señala: “En el marco de la emergencia sanitaria nacional y cuarentena total, las entidades territoriales autónomas en el marco de sus competencias deberán ejercer la rectoría en salud en sus jurisdicciones conforme a los lineamientos y políticas emitidas por el nivel central del Estado.

Tareas desarrolladas por algunos municipios

Por su parte, el presidente de la Federación de Asociaciones Municipales de Bolivia (FAM-Bolivia), Álvaro Ruiz, aseguró que la mayoría de los municipios optó por paralizar obras y destinar los recursos necesarios para la compra de insumos de bioseguridad y equipos de salud que coadyuve en la lucha contra la pandemia.

Apuntó que el 85% de las alcaldías implementó centros de aislamiento para el tratamiento de enfermos con COVID-19, trabajo que es acompañado por el nivel central, en base a criterios de los organismos internacionales de salud (OMS/OPS) y de países que lograron reducir los niveles de contagio y casos positivos.

“Nuestro esfuerzo no solo se enfoca en dar insumos de bioseguridad, hay otros trabajos que tenemos que hacer en cumplimiento a las disposiciones del Gobierno. Los municipios, de acuerdo con su capacidad económica, están dando bonos y ayuda a las familias con el fin de reactivar la economía”, aseveró.

Con relación al bajo nivel de ejecución presupuestaria, Ruiz mencionó que, eventualmente, no es conveniente, medir el desempeño de los gobiernos municipales, ya que desde que se supo de la presencia del virus en el país se trabajó de forma irregular.

Acotó que los municipios que tuvieron una importante ejecución financiera en 2019 atraviesan, a la fecha, complicaciones para atender la emergencia sanitaria; y los que no lograron gastar su presupuesto tienen un oxigeno económico que les permite atender la pandemia.

“Hay realidades diferentes en cada región y muchas alcaldías necesitan de apoyo económico. Todo el país está en emergencia, y algunos municipios han emitido normas locales para reforzar lo dispuesto por el Gobierno”, subrayó.

Municipios más propositivos

El municipalista Fabián Yaksic, dijo que para hacer frente a la emergencia se deben tener municipios más propositivos, ya que la crisis y las deficiencias estructurales del sistema de salud no se van a resolver en un corto plazo. “La crisis del coronavirus la hemos tenido con un sistema de salud colapsado, falta de infraestructura, ítems y equipamiento” puntualizó.

A manera de ejemplo, refirió que en el caso del Departamento de La Paz, de los 87 municipios 41 hicieron modificaciones a sus planificación presupuestaria para atender la crisis sanitaria, no obstante, estos esfuerzos son insuficientes de manera individual por lo que en esfuerzo conjunto con la Asociación de Gobiernos Autónomos Municipales del Departamento de La Paz (Agamdepaz), articularon una red de comunicación con los alcaldes, especialmente del área rural, a los que se les está informando y orientando sobre las acciones que deben tomar en el marco de las disposiciones normativas en vigencia.

“Algunos municipios han tomado iniciativas complementarias a las del Gobierno central, como las canastas de alimentos y llegar con pequeños aportes o la compra de materiales de bioseguridad”, señaló Yaksic.