Ministro de Economía Marcelo Montenegro. Fotografía: Periódico Bolivia

Bolivia Digital

El ministro de Economía, Marcelo Montenegro, informó que se abrogaron siete decretos supremos que favorecían a pocos sectores y grupos de poder con ventajas impositivas, y principalmente por errores en su diseño y aplicación, entre ellos los relacionados al Fondo de Reactivación, el Fondo de Garantía de Vivienda Social y Solidaria (Fogaviss), el diferimiento del Impuesto a las Utilidades de las Empresas (IUE), entre otros, aprobados durante el régimen de facto de Jeanine Añez.
“Se ha abrogado el decreto 4272 porque no tenía la disponibilidad de recursos. No tenía ningún sentido que sigan presentes si no han funcionado y nosotros vamos a ir elaborando otra normativa que tenga sentido para la reactivación económica”, explicó la autoridad en conferencia de prensa al referirse a uno de los siete decretos abrogados.
También se abrogó el decreto 4139 que liberaba las exportaciones y dejaba sin efecto el Certificado de Abastecimiento Interno y Precio Justo.
Añadió que los decretos 4198, 4211 y 4298, que establecían una serie de medidas tributarias de urgencia y temporales por el brote del coronavirus, pero que significaron al Tesoro público nacional un sacrificio fiscal muy grande.
“Con el Decreto Supremos 4211 se estableció un diferimiento temporal en el gravamen arancelario para la importación de trigo (…) con un sacrifico fiscal de cuatro millones de bolivianos” indicó Montenegro.
La autoridad indicó que también se derogó un artículo del Decreto Supremo 4339, referido a la Ventanilla Única de Comercio Exterior, que fue elaborada de manera improvisada y sin la coordinación de las entidades involucradas, además de tener “tintes políticos” para aparentar que se fomentaban las exportaciones.