Una manifestación contra los feminicidios. (Foto: RRSS)

Bolivia Digital

Durante la cuarentena se registraron cinco feminicidios en el país: cuatro de ellos en La Paz y el otro en Santa Cruz. En la mayoría de los casos, el consumo de alcohol fue el principal detonante porque los feminicidas bebieron antes de agredir a sus parejas.

El fiscal departamental de La Paz, Marco Antonio Cossío, señaló en entrevista con la Red Uno que este detonante genera que haya más agresiones a niños y mujeres, e inclusive se llegue a feminicidios e infanticidios, pero que no es una agravante, sino un elemento de común denominativo.

Agregó que ante el conocimiento de un hecho de violencia, ya sea de la familia o de la víctima, la Policía acude de inmediato al inmueble con el fiscal de turno para hacer el levantamiento del cadáver o dar protección a la víctima.

“No hay retrasos en la atención de estos hechos porque coordinamos con la Fuerza Especial de Lucha contra la Violencia (FELCV) para investigar”, afirmó.

De igual manera, sostuvo que ante el conocimiento de un hecho de violencia se activa el proceso penal de oficio y se otorgan las medidas de protección a la víctima para que el agresor se aleje del domicilio, brinde asistencia familiar y no se acerque a la familia.

“Protegemos de inmediato a la víctima, precautelamos su situación y si hay uno o dos días de lesión inclusive se activa la acción penal”, señaló.