• Estéfani Huiza Fernández

Como reconocimiento póstumo al poeta, actor y gestor cultural Willy Flores, la bancada nacional del Movimiento Al Socialismo (MAS-IPSP), de la Cámara de Diputados, organizó un homenaje al destacado artista alteño.

Willy Flores fue un destacado poeta, actor de teatro y uno de los fundadores del centro cultural Albor. Desde niño incursionó en el ámbito del arte, sus papás lo recuerdan como un jovencito inquieto y con mucha facilidad para expresar sus sentimientos.

Sus funciones teatrales se caracterizan por ser contestatarias y buscan humanizar a una sociedad adormilada e insensible hacia el prójimo.

Clotilde Quispe, la mamá del gestor cultural, contó que cuando sus hijos eran niños migraron desde su pueblo natal, cantón Ilabaya provincia Larecaja, al norte del departamento de La Paz, hacia la ciudad de El Alto, para ofrecer a sus retoños mayores oportunidades para su futuro.

El pequeño Willy, siempre con un espíritu alegre y un corazón valiente, se negó a dejar atrás sus raíces y por ello en los actos cívicos escolares siempre utilizaba su idioma de cuna, el aymara.

“Mi hijo era muy luchador, lo recuerdo siempre como una persona humilde, alegre soñadora y bondadosa”, contó.

EL ARTE COMO PROTESTA

María Elena Cárdenas, coordinadora del centro cultural Albor y esposa de Willy Flores, recordó que una de las prioridades del artista era rescatar la lucha de las clases sociales.

“Siempre hacíamos puestas en escena con la consigna de la memoria histórica, un arte que refleje las necesidades de nuestro pueblo”, mencionó la actriz.

Cárdenas sostuvo que el más grande legado que dejó su compañero de vida fue la gran cantidad de jóvenes que formó, durante más de 25 años de trabajo.

linkedin