Foto: Facebook Ramiro Aguirre

Ahora El Pueblo /

El automovilismo nacional siente la pérdida de un gran piloto, dirigente y amigo como Ramiro Aguirre Menacho, quien no le pudo ganar al Covid-19, en la competencia más difícil y complicada de la vida.

Luchó contra el coronavirus hasta que su cuerpo no aguantó más y dejó un gran dolor en la familia tuerca.

“Era un gran dirigente, compañero, un amigo noble, sencillo, humilde. Además era amigo de todos los pilotos del país, era querido por todos. Para mí ha sido una pérdida grande, hemos sentido mucho esto”, dijo el titular de la Federación Boliviana de Automovilismo Deportivo, Orlando Careaga Alurralde.

Ramiro Aguirre Menacho (centro).

El corredor potosino de 49 años comenzó compitiendo en pruebas departamentales en su tierra, se afianzó poco a poco y dio el salto a ligas mayores, porque participó en el Rally Dakar 2014.

Su primer éxito se plasmó en 2004, cuando ganó el título nacional en el grupo Estándar, luego disfrutó de los campeonatos ganados en la categoría 1600 Libre en 2009 y 2012 y en R2B en 2015. Su gran año fue 2012, cuando subió a lo más alto del podio al ganar el Gran Premio Nacional en la clase 1600 Turismo.

Fuera de las carreras era un gran emprendedor y la gran muestra fue su incondicional apoyo a la construcción del kartódromo Ojo del Inca, el más moderno del país.