Un piquete de manifestantes fuera de la oficina del Condado de King Dow Constantine (Washington) durante un evento de piquete y concentración organizado por los Sindicatos Organizados por la Solidaridad Laboral (Foto: AFP)

AFP

El aumento de los casos de coronavirus en Estados Unidos atizó las nuevas demandas de subsidio por desempleo, que la semana pasada llegaron a 1,4 millones, según datos publicados este jueves por el Departamento de Trabajo.

«En la semana que finalizó el 18 de julio, la cifra provisional de demandas iniciales fue de 1,4 millones, un aumento de 109.000 con respecto a los datos revisados de la semana anterior», indicó el Departamento en un comunicado.

Estas cifras sorprendieron a los analistas, que esperaban una caída de las solicitudes y apuntaron a que el indicador se ubicaría en 1,285 millones. 

Esta es la primera vez desde abril, cuando las cifras comenzaron a enderezarse tras la ola de despidos en marzo por el inicio del confinamiento, que el indicador de desempleo sube de semana a semana. 

En la última semana de marzo se registró un récord histórico de 6,6 millones de solicitudes semanales.

El repunte del virus en varias zonas del país ha forzado a cerrar negocios por segunda vez para responder a las directivas locales que buscan frenar los contagios. 

Estados Unidos -el país con más muertos por el coronavirus con más de 143.190 fallecidos- registró el miércoles 64.000 nuevos casos en las últimas 24 horas, según la Universidad Johns Hopkins.

«El mensaje general es que una economía que es capaz de recuperarse está estancada por las preocupaciones sanitarias», advirtió en Twitter el principal consejero económico de Allianz Mohamed A. El-Erian.

Este repunte de las solicitudes de ayuda por desempleo se produce en un momento en que caduca una ayuda adicional para los parados de 600 dólares a la semana y el Congreso está negociando un nuevo plan de ayuda.