Claver-Carone con el ministro de Gobierno del régimen de facto de 2019, Arturo Murillo.

• RT y Telesur/

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) resolvió ayer cesar de sus funciones a su presidente, Mauricio Claver-Carone, después de comprobarse que mantuvo una relación sentimental con una trabajadora de la institución, a quien habría favorecido de distintas maneras.

“La Asamblea de Gobernadores del Banco Interamericano de Desarrollo, siguiendo la recomendación unánime del Directorio Ejecutivo, ha resuelto que el Sr. Mauricio Claver-Carone cesará en sus funciones como presidente del Banco, con efecto el 26 de septiembre de 2022”, informó el BID en un breve comunicado de prensa.

La vicepresidenta ejecutiva, la hondureña Reina Irene Mejía Chacón, ejercerá la presidencia de la organización hasta la elección de un nuevo titular.

En marzo de este año, los miembros de la directiva y el oficial de ética del BID recibieron un correo electrónico anónimo en el que se afirmaba que el titular de la institución mantenía una relación sentimental con una funcionaria de menor rango, lo que está prohibido por los estatutos de la organización.

Indagatoria interna

A raíz de esa denuncia, se encomendó al bufete de abogados Davis Polk & Wardwell LLP hacer una investigación interna. Así se comprobó que Claver-Carone, quien fue propuesto para el cargo por el entonces presidente estadounidense Donald Trump, mantuvo una relación con la subordinada y le subió el sueldo en varias ocasiones.

Mauricio Claver-Carone.

El nombramiento de Claver-Carone al frente del principal banco de desarrollo de América Latina, en 2020, fue a propuesta del expresidente estadounidense Donald Trump.

Su posesión en el cargo generó fuertes rechazos en la región, principalmente de Argentina y México, debido a su condición de estadounidense, nacido en Florida (EEUU). Esto rompió con la tradición establecida desde 1959 en el BID, por la cual las riendas del organismo estuvieron siempre en manos de latinoamericanos.

Cabe recordar que Claver-Carone fue cercano al régimen de facto de Jeanine Añez, pues incluso sostuvo reuniones con el entonces ministro de Gobierno, Arturo Murillo, en su calidad de Director para Latinoamérica del Consejo Nacional de Seguridad en la Casa Blanca.