Rolando Cuellar, diputado del Movimiento al Socialismo (MAS) (Foto: RRSS)

Fabiola López Uriarte / Ahora El Pueblo Digital /

“El carro bombero ha costado un millón setecientos millones de bolivianos y nosotros hemos fiscalizado y verificamos que ese carro bombero no debe ni costar 50.000 dólares, hay un sobreprecio enorme yo creo que aquí Camacho, tiene que estar tras las rejas”, afirmó el diputado Rolando Cuellar del Movimiento al Socialismo (MAS).

Cuellar que es el denunciante del caso, informó este martes, que el Carro Bombero se encuentra ya en instalaciones de la Aduana, en donde pudo verificar que el motorizado, es más bien un camión transformado y que no cumple con las características que había señalado el gobernador cruceño.

Manifestó que el departamento de Santa Cruz no se merece esta estafa faltando pocas semanas para festejar la navidad.

“Nosotros hemos entrado a la aduana, el carro bombero acaba de llegar y es una pena…(..)Santa Cruz no se merece la gran estafa que ha hecho Camacho, ni es carro bombero, es un camión transformado, ni si quiera es de exportación de fábrica, es lamentable para nosotros dar esta noticia cerca de la navidad”, lamentó.

Incendio del parque industrial Santa Cruz (Foto: ABI)

Recordó que en las últimas semanas se registró un incendio en el parque industrial, como en el mercado Mutualista, pero lamentablemente el camión bombero no cumple con la solicitud que se hizo para apagar incendios de esa magnitud.

“Es un camión trasformado para apagar fogatas en San Juan, no es para apagar incendios”, fustigó.

Además, cuestionó el precio elevado del mismo y anticipó que el gobernador deberá explicar este sobreprecio.

En septiembre el exsecretario de Seguridad Ciudadana de la Gobernación de Santa Cruz, Alejandro J. S. P fue aprendido por la Policía Boliviana por la presunta compra irregular del camión en cuestión.

El gobernador cruceño, es investigado por los presuntos delitos de incumplimiento de deberes, malversación de fondos, contratos lesivos al Estado, conducta antieconómica, incumplimiento de contrato y uso indebido de influencias.