DEP 7 - FOTO 1 - ESPAÑA

 

Barcelona / AFP

Barcelona y Real Madrid no pasaron del empate (0-0) ayer en el Camp Nou en un clásico liguero español amenazado por las protestas de independentistas catalanes.

El empate mantiene al equipo azulgrana en cabeza del campeonato español, empatado a 36 puntos con el Real Madrid.
El miedo a la movilización convocada por la plataforma Tsunami Democratic había llevado a la aplicación de un fuerte dispositivo de seguridad, que tuvo que actuar por la acción violenta de algunos radicales fuera del estadio durante el encuentro.

Empezó el cotejo nervioso con los dos equipos presionando arriba en busca del error del contrario, pero con el paso de los minutos empezó a mostrarse más dominador el equipo merengue.

Al cuarto de hora, Casemiro remataba de cabeza un balón en el área, que sacó sobre la línea Gerard Piqué (16’).
El Barça empezó a reaccionar liderado por su capitán Lionel Messi. El argentino cazó un mal rechace de Thibaut Courtois, pero su disparo a gol lo sacó cayéndose Sergio Ramos (26’).

Antes del descanso Fede Valverde congeló al Camp Nou con un disparo raso que despejó Ter Stegen (43’).
Tras la pausa, el partido volvió a seguir el mismo guión del inicio. Buscando meter más músculo en el centro del campo, entró Arturo Vidal por Sergi Roberto (55’) en el Barcelona.  

Empezó el Barça a asentarse sobre el terreno de juego, frente a un Real Madrid que siguió apretando en sus llegadas al área azulgrana.

En el último cuarto de hora, los dos equipos acusaron la tensión del encuentro.

En medio de un juego trabado, ninguno de los dos elencos sería capaz de anotar para acabar dejando el partido en tablas.