DEP 3 - FOTO 1 - REUNION

La Paz / Redacción

Después de una reunión acalorada, poco cordial y reñida, el Consejo de la División Profesional de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) aprobó condicionar la reanudación del campeonato Clausura a la solución definitiva de los conflictos sociales que vive el país estos días.

Para definir si el torneo se reinicia el domingo 24 o se suspende definitivamente, la dirigencia del fútbol profesional se volverá a reunir el jueves 21, en sede y hora por confirmar. Ayer la sesión se cumplió en el hotel Sun de Santa Cruz.

La cita dirigencial se realizó en un ambiente tenso, en la que el titular federativo, César Salinas, y el presidente de Destroyers, Carlos Blanco, por insinuaciones personales e institucionales que exacerbaron los ánimos llegaron a la agresión verbal en plena sesión en dos ocasiones, una antes y otra después del cuarto intermedio, en una muestra vergonzosa y de inmadurez.

LA PALABRA DE SALINAS
“Se ha decidido que el campeonato se reanude el domingo 24, pero si hasta el 21 el conflicto social se agrava convocaremos a un Consejo para dar por cerrado el torneo  y después definiremos la premiación a los torneos internacionales”, señaló Salinas.

Destacó que la parte importante es que hay la voluntad de los presidentes y delegados de los 13 clubes de reiniciar el torneo y que los premios a copas internacionales se ganen por meritocracia y en cancha, pero bajo las actuales condiciones es difícil.

“El criterio de la Conmebol es que el campeonato se juegue, pero no es vinculante a la decisión que se tome, ya que es una cuestión de imagen de un fútbol profesional y la mayoría sabe que tenemos que ir en esa dirección, pues al final la plata la pone Conmebol”, añadió.

Dijo que los clubes que no quieren que vuelva el torneo son los que están involucrados con el descenso, porque no quieren bajar de categoría. “No es correcto ni serio, por el tema de televisión y los clubes de la Asociación están esperando”.

Respecto a la distribución de los premios ante una eventual suspensión definitiva del Clausura porque no hay las garantías, anunció que en la reunión del 21 se definirá el caso. “La pelea está en saber a qué club se le otorgará la plaza Bolivia 2 a la Copa Libertadores, reclaman el derecho The Strongest y Wilstermann y la propuesta es que jueguen un partido de definición fuera del país, al igual que los descensos: El caso se dilucidará el jueves 21”, remarcó.

A pedido de San José y Wilstermann, la FBF en un manifesto público convocan a la pacificación del país.