• Redacción Central /

El presidente del Comité Cívico pro Santa Cruz, Rómulo Calvo, informó el 23 de junio que en un viaje a Estados Unidos había logrado gestionar medio millón de vacunas Johnson & Johnson y un cupo mínimo de 300.000 dosis de vacunas AstraZeneca.

En redes sociales, y a través de la prensa local, señaló que el Gobierno nacional debía facilitar los recursos (logísticos) a los municipios y gobernaciones para la importación de las vacunas.

“Yo sólo he hecho las gestiones, pero no soy intermediario, son las autoridades quienes deben llevar adelante esta gestión. Hice público el documento que recibí sobre el precio de las vacunas (15 y 16 dólares) a modo de transparentar toda la gestión. Este esfuerzo que estamos realizando no es sólo para Santa Cruz, es para toda Bolivia”, dijo desde el país del norte.

El Gobierno inició la verificación de la empresa con la que Calvo debía adjudicar la compra y determinó que la empresa no existe. El presidente de la intermediaria que ofreció las vacunas, Sergio Enderica González, tampoco pudo ser contactado por las referencias de su cotización hecha en un simple papel.

4,5 dólares americanos es el precio de la vacuna de AstraZeneca, pero en la cotización de Calvo se piden $us 15 por dosis.

“El presidente del Comité Cívico pro Santa Cruz insiste en el tema y pretende engañar a la población. En vez de promocionar empresas fantasmas y negocios fraudulentos, debería utilizar su cargo, su tiempo y la atención que le dan los medios de comunicación para incentivar a la población a que se vacune. Es momento de trabajar, no de aprovecharse ni de engañar al pueblo”, dijo el viceministro de Comercio Exterior e Integración, Benjamín Blanco.

Explicó que se contactó con las farmacéuticas de las vacunas ofrecidas y sus ejecutivos señalaron que no cuentan con intermediarios porque los altos niveles de demanda de los inmunizantes hacen que se hagan negocios con los gobiernos de los países solicitantes, no con subgobiernos y menos intermediarios.

Otro tema que llamó la atención es que los precios de las dosis ofrecidas por Calvo se duplican, incluso se triplican.

Los costos de los inmunizantes, según la nota “oficial”, están entre $us 16 y $us 15 cada una según la empresa fantasma InnovativeHealth Latam por la compra de las dosis para Bolivia, teniendo como opciones a la vacuna de Janssen de Johnson & Johnson y también a la AstraZeneca.

Según Blanco, llama mucho la atención el precio cotizado, ya que oficialmente cada vacuna de AstraZeneca no supera los $us 4,5 y en la cotización se pide $us 15 por dosis, en el caso de Johnson & Johnson el precio ofrecido es el doble de lo que en realidad cuesta.

El presidente del Comité Cívico pro Santa Cruz dijo que si el Gobierno no tomaba en cuenta la oferta, se perdería el cupo, pero para Blanco eso fue jugar con la inteligencia de las personas y subestimar a la población boliviana con un par de hojas que se pueden imprimir en cualquier lado.

Para la autoridad, fueron dos opciones para que Rómulo Calvo insista en el tema, por ser demasiado inocente al recibir una propuesta de este tipo de una empresa fantasma, o se pretendió sorprender al Gobierno para suscribir un contrato de ese tipo.

Detalles que hacen ver una posible estafa

La intermediaria ofreció vacunas en plena escasez mundial, cuando varios países no podían conseguir inmunizantes.

Los precios en la cotización se duplicaron o triplicaron, dando lugar a una sospecha de estafa.

El ejecutivo de la empresa que dio la cotización no fue ubicado, y la empresa resultó ser fantasma.

linkedin