Virgilio Prieto, jefe Nacional de la Unidad de Epidemiología del Ministerio de Salud.

El Gobierno cuenta con un sistema de vigilancia epidemiológica para orientar las actividades y el comportamiento por departamentos y municipios, así como las medidas integrales que se deben tomar con todos los sectores.

Veiska Soto Morales / Bolivia Digital

El jefe nacional de la Unidad de Epidemiología del Ministerio de Salud, Virgilio Prieto, destacó hoy que gracias a los sacrificios de la población que guardó cuarentena y a la cantidad adecuada de muestras realizadas en el país no se produjo una explosión epidemiológica, lo cual situó a Bolivia con una tasa de letalidad del 5%.

“No me canso de reiterar la medida que adoptaron muchos bolivianos, sin ellos no sería posible. Nuestro servicio de salud y nuestro sistema no están en la capacidad de aguantar una epidemia explosiva. Ningún país del mundo tiene un sistema como para soportar una expansión explosiva, no alcanzan los servicios de salud, las terapias intensivas, y lo que es peor aún, ni siquiera las funerarias, no hay cómo enterrar a los muertos, entonces tenemos que tener cuidado”, manifestó.

Prieto afirmó que la situación del país frente a la pandemia tiene ahora características diferenciadas de acuerdo con el riesgo en municipios y departamentos, aspecto que permitirá optar por algunas medidas categorizadas y/o estandarizadas para ciertos niveles, y otras estratificadas, es decir que algunos departamentos tienen municipios más afectados y allí se actuará de manera distinta.

Para el Gobierno es fundamental que la población entienda que la responsabilidad de su salud es personal, luego grupal, así como el control entre vecinos en esta etapa tiene que ser muy cuidadoso.

La situación que se ha dado en algunos municipios o departamentos es porque ciertos sectores de la población no cumplen las disposiciones preventivas, sostuvo la autoridad.

Consultado sobre cuáles serán las medidas epidemiológicas para catalogar a las regiones en riesgo alto, medio y moderado, Prieto señaló que primordialmente será la incidencia en el número de casos nuevos.

Comportamiento y medidas en Santa Cruz

Santa Cruz no ha pasado de la línea de conservación más baja con la cuarentena, salvo unos momentos se pasó la curva epidemiológica.

La labor de detección que cumple Santa Cruz es muy amplia, lo lamentable es que el virus se ha propagado a 20 municipios, por lo que “la situación tiene que ser estratificada y actuar en cada municipio de acuerdo con su circunstancia y de acuerdo con el nivel en que está”, subrayó Prieto.

Señaló que en los restantes 36 municipios que no tuvieron ni un solo caso se actuará de distinta manera. En aquellos que recién están incidiendo se tomarán medidas más fuertes y en los que ya tienen un gran número de casos se tomarán medidas excepcionales que permitan controlar a aquella población que todavía no entiende los factores de riesgo que se atraviesan.

La Paz y El Alto

El director nacional de Epidemiología señaló que la incidencia que se da en La Paz como departamento no es muy alta; sin embargo, hay ciertos sectores que tienen una situación más explosiva que otros.

Afirmó que en esta región del país hay sectores poblacionales que requieren una intervención un poco fuerte de la que se está dando.