Mauricio wayar Tpa

Inició en la música a temprana edad y en el fagot a los 12 años. Obtuvo la beca del Deutscher Akademischer Austauschdienst (DAAD), que lo impulsó a perfeccionarse aún más y a ganarse un espacio en la Academia Karajan de la Orquesta Filarmónica de Berlín. Entre el 23 y 24 formará parte del concierto ‘Los Planetas’, en el Centro Sinfónico de la ciudad de La Paz.

¿Cómo proyectas tu vida de músico, te quedas en Alemania?
En principio sí porque tengo un puesto de por vida en la Orquesta Filarmónica Heidelberg, un puesto con mucha protección social, de modo que no me van a botar porque se les ocurra. Hay más protección al artista y además se gana mejor. De verdad que se puede vivir solo de la música. Acá tienen que estar trabajando en otras cosas y yo no tengo ganas de pasar por eso. También la calidad es más alta que acá y existen otras orquestas y ensambles que me invitan, participo en otras cosas y puedo seguir creciendo en Alemania.

Existen grandes talentos en Bolivia, ¿cómo decirles que se dediquen a la música en un país que no tiene iguales condiciones para apoyar al artista?
Es muy difícil la pregunta, no es fácil. Yo creo que existen artistas capaces de dedicarse a otros géneros musicales, eso es una riqueza en nuestro país, se da por las circunstancias porque es difícil sobrevivir, los que interpretan clásico luego hacen jazz y bueno esperemos que las autoridades brinden apoyo a la Orquesta, que necesita ítems y tener cierta seguridad social. 
Que sepan que el músico no regala su trabajo, que entiendan que estudia igual cantidad de años que un médico y que sin nuestra creatividad el país perdería mucho. La música clásica también maneja el lenguaje escrito, que es importante.

Claro, se preparan desde niños para leer partituras, ¿la música clásica se inicia siempre desde la infancia?
Sí, es así, uno inicia temprano para ser un profesional, no es entrar a partir de los 18 años, si fuera así sería más difícil competir en el medio, tanto en Bolivia como en el extranjero. 

En el próximo concierto de la OSN interpretará a Gioacchino Rossini, ¿será estreno nacional?
Sí porque el concierto de Rossini no se ha interpretado antes, será la primera vez. El compositor preparó esa pieza para un estudiante suyo. Rossini fue exitoso como compositor de Europa a principios del siglo XIX, pero era estresante para él, por lo que en algún momento se retiró. Entre 1843 y 1845 estuvo colaborando un poco a la escuela que lo había formado, que era el Museo Musical de Bolonia, y justo había un talentoso estudiante de fagot, Nazareno Gatti, quien al final estrenó ese concierto. La pieza la compuso Rossini para el examen final del estudiante destacado.

No es sencillo comprender el lenguaje del fagot, un sonido bajo, e interpretar uno solo, debe implicar un reto, ¿es así?
A diferencia de la mayoría de los otros instrumentos de viento, el fagot es el bajo, significa que es más grande por una cuestión acústica, eso significa que uno tiene que estar cargando 5 kilos adicionales todo el día, implica también cierta velocidad del aire con que uno sopla y también cierto entrenamiento de la embocadura, es un instrumento que acústicamente no ha llegado al estándar físico de lo que sería la afinación correcta. Existen instrumentos que se han calculado con los principios acústicos, donde debería estar cada llave y cada agujero para que suenen perfectamente afinados y homogéneos, en el fagot no se ha logrado eso y por eso es un instrumento en el que hay que hacer algunos trucos para lograr un timbre homogéneo y que las líneas cantadas sean lo más naturales.

¿Es decir que siempre implica un reto?
Sí, es un instrumento difícil de tocar, pero se pueden conseguir cosas bellas, tiene un timbre que yo creo es cercano al de la voz humana, entonces eso hace que sea cautivador e interesante. Yo creo que este concierto les divertirá mucho porque es original, no se parece tanto a un concierto instrumental típico, es más bien una extracción de trozos de ópera, es más un lenguaje de ópera.

¿Cómo se hace la interpretación, lo harás solo o te acompañan otros fagotistas?
Es como un diálogo, inicia la orquesta, luego solo el fagot y existe otra parte de acompañamiento del fagot a los chelos. El fagot es solista y hace diálogo con la orquesta.

¿Antes ya hubo otros conciertos para fagot?
Hubo dos conciertos hace muchos años interpretados por mis primeros maestros, Jaime Bravo, Boris Vásquez, yo toqué una vez también con la Sinfónica el concierto de Mozart y ahora tocaré el concierto de Rossini (sonríe).

Compártanos algunas experiencias que te hayan hecho sentir orgulloso de ser un intérprete de este instrumento.
Son muchas cosas.  De lo pequeño a lo grande, quizá la cúspide de mi carrera fue el tiempo que estuve tocando con la Filarmónica de Berlín, con un gran director como Simón Rattle, o lo que tocamos con Valery Gergiev, fueron de una calidad excepcional y algunas partes de esos conciertos están grabadas en YouTube para que uno disfrute y la gente vos sabes que es feliz disfrutando esos conciertos en vivo. 
Otra parte que me enriquece es que en mi orquesta Heidelberg formamos parte de proyectos educativos, por lo que vamos a colegios y tocamos con un trío de vientos, y los niños se fascinan, les encanta. Yo creo que les alegramos mucho el día, es una experiencia cercana y hay cierta admiración por parte de ellos, que nos miran con esos gestos de asombro, como al decir ‘¡éstos son los capos!’ Y eso te llena. Yo creo que la música aporta a un buen ambiente. Lo uno nutre a lo otro. Un programa interesante motiva mucho a la gente.
La Orquesta Sinfónica Nacional, bajo la dirección interina de Marlene Mercado, llevará adelante los días 23 y 24 de agosto el concierto ‘Los Planetas’ con el director musical Weimar Arancibia junto al fagotista Wayar a las 20.00. (JRH)

linkedin