La primera semana de julio será decisiva para el balompié nacional. (Foto: APG)

La Paz / Bolivia Deportes

Los clubes de la División Profesional se han puesto como plazo tope la primera semana de julio para reanudar y mantener el formato del torneo Apertura, caso contrario se modificará el calendario y se buscará otra modalidad que permita finalizar la temporada a mediados de diciembre con la disputa del campeonato Clausura.

“Si hasta la primera semana de julio no se reanuda el torneo Apertura nos vamos a ver obligados a cambiar de formato del calendario, porque no alcanzará el tiempo para finalizar con la disputa de los dos campeonatos bajo la modalidad de todos contra todos”, señaló el videpresidente federativo Robert Blanco.

La Comisión de Competición de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) presentó alternativas para el desarrollo del calendario y la que más se aproxima es jugar por series. La decisión la tomarán los clubes en reunión de Consejo virtual.

Para evitar el contagio y la propagación del COVID-19, el Gobierno nacional prohibió eventos deportivos, culturales y otros que congreguen muchas personas hasta el 31 de mayo, después de esa fecha evaluará el comportamiento de la crisis sanitaria y, de acuerdo a informes médicos, mantendrá la decisión o flexibilizará las actividades cumpliendo protocolos de bioseguridad.

La pretensión de los equipos es que el fútbol vuelva con la presencia de público en los estadios, objetivo que se ve complicado por una cuestión de seguridad y que ahondará la crisis de los clubes porque no podrán paliar su depauperada economía con las recaudaciones de los partidos que juegan en condición de local.

“El fútbol está en un escenario difícil por el tema del coronavirus. Si vuelve sin público en los estadios aumentará la crisis de los equipos, por lo que los dirigentes tendrán que ver con cautela qué es lo más conveniente: jugar a pérdida o no hacerlo hasta que las condiciones estén dadas”, enfatizó.