El cívico Rómulo Calvo desinfecta el lugar por donde pasaron indígenas y mujeres de pollera. (Foto: Capturas BTV)

• Redacción Central /

El gobernador Luis Fernando Camacho y el presidente del Comité Cívico pro Santa Cruz, Rómulo Calvo, promovieron ayer la discriminación y racismo en los actos protocolares por los 211 años de la gesta libertaria en la plaza 24 de Septiembre.

Como nunca había ocurrido en un acto protocolar, en el momento de la ceremonia de iza de las enseñas nacionales, en la plaza principal de la capital cruceña, se escucharon algunas muestras de desprecio a la wiphala, como “saquen eso, es un insulto para Santa Cruz” y “Collas de mierda”, entre otros.

Esas acciones ocasionaron respuesta de otros que gritaban “asesino, asesino, asesino, asesino”, en alusión a la primera autoridad del departamento, porque fue uno de los promotores de la ruptura del orden constitucional, el golpe de Estado y el asesinato de 38 personas en Pedregal, Sacaba, Senkata, Montero y Betanzos, en noviembre de 2019.

ÁNIMOS EXALTADOS

Los ánimos se exaltaron en uno y otro bando, en el momento en que el presidente del Comité Cívico pro Santa Cruz, Rómulo Calvo, le dio la espalda a los asambleístas departamentales del Movimiento Al Socialismo – Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos (MAS-IPSP), como una señal de desprecio y discriminación, porque después que ocuparon sus lugares, Calvo utilizó su atomizador de alcohol para desinfectar el lugar por donde habían pasado los indígenas y mujeres de pollera.

Eso desencadenó en la agresión física contra un periodista camarógrafo de Bolivia TV, a quien lo tumbaron en el piso porque registraba imágenes de lo que ocurría en uno y otro bando.

CONFRONTACIÓN

A eso se sumó el irrespeto y discriminación del gobernador Camacho por no saludar al Presidente en ejercicio del Estado Plurinacional de Bolivia en el momento del uso de la palabra; además de sindicar a las autoridades del Gobierno de estar en Santa Cruz para confrontar y promover una presunta persecución política, por lo que con su discurso concluía el acto, negándole la palabra al jefe de Estado David Choquehuanca Céspedes.

DESAGRAVIO

Concluido el acto, Rómulo Calvo instruyó a sus seguidores retirar el símbolo de la wiphala de las ofrendas florales y del mástil donde minutos atrás se había izado; y para aparentar su apego a los indígenas de tierras bajas, el cívico cruceño se puso una bandera del patujú en el hombro.

Entretanto, un grupo de indígenas afines a Luis Fernando Camacho arremetieron contra un dirigente del Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (Conamaq), porque estaba con un poncho de aymaras. Una mujer agarró un látigo con el que lo agredió hasta sacarlo de la plaza principal en medio de insultos y amenazas.

Los hechos de ultraje a símbolos patrios, de racismo y discriminación registrados en el acto de conmemoración de los 211 años de la gesta libertaria de Santa Cruz representan delitos penales que serán denunciados por el Ministerio de Justicia y Transparencia Institucional.