J. F. C. Ch. – Edición impresa

J. F. C. Ch.
El Gobierno conformará una comisión que hará el seguimiento al trabajo del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de Derechos Humanos de la CIDH, que realizará una visita in loco al país y que no tendrá “ningún tipo de restricción”, anunció la ministra de Relaciones Exteriores, Karen Longaric.

“El Gobierno formará una comisión que hará seguimiento al trabajo que va a desarrollar la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y también podrá sugerir a quiénes debe entrevistar”, indicó la Canciller en conferencia de prensa.

El objetivo del Gobierno transitorio es que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) realice la visita al país para que indague los presuntos hechos de violación a los derechos humanos que se registraron entre el 1 de septiembre y el 31 de diciembre, con el fin de que realicen rectificaciones al informe preliminar que presentaron el 10 de diciembre.

Ese reporte preliminar, que refiere que hubo dos masacres en Bolivia —Sacaba y Senkata—, fue calificado por Longaric como sesgado, parcializado y que no se ajusta a la realidad de los hechos.

“Confiamos que esta investigación va a ser de carácter imparcial y va a lograr un informe correcto a la verdad”, dijo.

A los críticos de la decisión del Gobierno de invitar a la CIDH, la ministra les respondió que el Ejecutivo “no tiene nada que ocultar” y que las fuerzas del orden actuaron en las jornadas de octubre y noviembre en el “marco de los principios de necesidad y proporcionalidad” que establece la norma.

“No tenemos nada que ocultar y queremos que este asunto quede claro tanto para la población boliviana como para los organismos internacional sobre derechos humanos que, en muchos casos, inclinan un criterio favorable a los denunciantes de las supuestas violaciones”, apuntó.