El ministro Arturo Murillo inspecciona uno de los motorizados que fueron dotados a la institución del orden, Cochabamba.

Bolivia Digital

En un acto que se realizó en dependencias de la Unidad Táctica de Operaciones Policiales (UTOP) de Cochabamba, el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, entregó una ambulancia, una vagoneta y vajilla a los efectivos policiales como un acto de agradecimiento y para incentivar el trabajo que realizan para contener y evitar la propagación del coronavirus.

Los motorizados serán utilizados para el traslado de médicos y personas contagiadas.

“Quiero agradecer a la Policía cochabambina y nacional por el sacrificio que hacen los efectivos (…) Con este compromiso que vemos, ¿cómo no hacer los mayores esfuerzos para darles un poquito de mejor calidad de vida? Por eso hacemos esfuerzos para que cada día estén mejor”, manifestó.

La autoridad lamentó el deceso de siete policías, el contagio de 141, entre ellos el comandante departamental de Santa Cruz, al igual que el comandante del Ejército de Santa Cruz; sin embargo, destacó que a la fecha, 86 efectivos se recuperaron y que “valientemente” donan plasma hiperinmune para ayudar a otros bolivianos.

“La Presidenta (Jeanine Áñez) anunció que condecorará a aquellos policías porque es gente que no solo estuvo cerca de la muerte, sino que se recuperó y quiere seguir ayudando a otros compatriotas”, indicó.

Acerca de la finalización de la cuarentena total, prevista para fin de mes, remarcó que la mayor responsabilidad para cuidar la salud y la vida está en cada uno de los bolivianos, por lo tanto no deben esperar que la Policía y Fuerzas Armas «los estén correteando» para que no cometan excesos.

“Si aprendemos a tenerle respeto a la enfermedad saldremos bien parados. Recibimos una salud abandonada durante 14 años porque no se le dio ningún tipo de atención, esta es la peor de las pandemias y nuestro estado de salud está muy golpeado sin hospitales, sin equipos, sin nada”, aseguró.

A pesar de que a la fecha se tienen 6.660 casos positivos, Murillo ponderó todo el trabajo realizado por las distintas instancias, ya que en la región y en el mundo, Bolivia es uno de los países que tiene menos muertos e infectados.

“Creo que el pico empezaría a bajar o a nivelarse a partir de la tercera semana de junio, es importante remarcar que esto no acabó, la lucha continuará por mucho tiempo más”, afirmó.