El ministro Aníbal Cruz. (Foto: Captura de BTV)

Bolivia Digital

El ministro de Salud, Aníbal Cruz, a tiempo de pedir paciencia a la población que guarda 16 días de cuarentena por el COVID-19, exhortó a los “amigos del caos” que tratan de “obtener rédito político” a no desorientar a la población mientras se evalúa técnicamente con los representantes de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de Salud (OPS) la ampliación o no del aislamiento social.

“Es un momento muy crítico, todos los bolivianos tenemos que tomar una decisión. (…) Yo diría que tendría que haber cierto ablandamiento en zonas donde ya hay limpieza, pero mantener una alerta epidemiológica drástica y agudizar donde el riesgo es mayor”, afirmó Cruz.

El titular de Salud sostuvo que la cuarentena, si bien tiene éxitos epidemiológicos que ponen a Bolivia con la tasa de mortalidad más baja del continente, tiene también problemas sociales y problemas económicos.

Alertó que si Santa Cruz no toma las medidas de seguridad reales, “en una semana se cuadriplicarán los casos de 400 a 600”. Allí las autoridades y población deberían tomar medidas más drásticas, señaló.

Al referirse al departamento de Pando, donde existen seis contagios, dijo que existe la amenaza de las fronteras.

Finalmente, informó que en las próximas dos a tres semanas, aproximadamente 20 mil bolivianos arribarán al país de otras naciones.

“No llegará gente infectada, sino expulsada, que viene de otros países que ahora controlan su economía y ya no es necesaria esa mano de obra barata que han utilizado”, aseveró el titular de Salud.