El viceministro de Seguridad Ciudadana, Wilson Santamaría. (Foto: Archivo)

Karem Mendoza G. / Bolivia Digital

Las autoridades gubernamentales identificaron a un candidato a senador del Movimiento al Socialismo (MAS) como uno de los “operadores” que promueve reuniones en Yapacaní con “otros propósitos», escudados en la cuarentena por la pandemia, informó el viceministro de Seguridad Ciudadana, Wilson Santamaría.

“En el caso de Santa Cruz, es Isidoro Q. uno de los que está involucrado y promueve reuniones. Él es candidato por el MAS. Por lo tanto, tiene una clara militancia, al ser candidato prueba que existen operadores políticos detrás que quieren aprovechar esta situación de crisis para promover desorden”, aseveró la autoridad.

Según Santamaría, este candidato a senador por el MAS tiene “afanes y consignas” políticas que buscan “desestabilizar” y crear espacios de incertidumbre para alterar la tranquilidad de la población.

La autoridad sentenció que el Gobierno no caerá ni hará eco de esas intenciones de generar confrontación.

“Hay gente que quiere sangre, conflicto y disturbios, estamos actuando de la manera más dialogante posible para evitar ese extremo”, añadió.

En el municipio de Yapacaní ya se cumplieron cinco días de bloqueo de la carretera, donde existen aproximadamente 200 camiones que se encuentran varados con alimentos que eran transportados para abastecer los mercados, principalmente de Cochabamba y Santa Cruz.

Bloqueo de K’ara K’ara

En el departamento de Cochabamba persiste el bloqueo en el botadero de K’ara K’ara, que generó que las calles de esta ciudad luzcan inundadas de basura.

Algunos especialistas aseguraron que la ciudadanía cochabambina enfrentará otra emergencia sanitaria provocada por los residuos.

“Este relleno de K’ara K’ara ya debió haberse cerrado o tener un plan de cierre en marcha. Pero al anterior Gobierno nunca le dio la gana de poner los recursos de contraparte para la generación de una planta transformadora de residuos y este es el resultado”, aclaró Santamaría.

Para el viceministro, los dirigentes usaron durante muchos años como “chantaje” el bloqueo del botadero para beneficiarse a costa de las necesidades de la población.

“Lo de K’ara K’ara no es un tema de ayer, es un tema de 25 años y los últimos 14 años de postergación estuvieron vinculados a servicios básicos y demandas sociales en las que el Gobierno no tiene absoluta responsabilidad”, aseveró.

Asimismo, la autoridad remarcó que las movilizaciones en Cochabamba son temas y demandas locales que son competencia de las alcaldías y Gobernación. Señaló que los protestantes insisten en reuniones con el Gobierno porque de fondo existe un afán político.

“Cuando uno empieza a revisar las razones que los motivan, como en el caso de la Gobernación de Cochabamba, que por fin asume su rol y escuchará como corresponde a los movilizados, terminará de comprender que son demandas locales y que tienen exigencias de por medio que hay que resolver con los gobiernos municipales y departamentales”, aseguró.