El viceministro de Régimen Interior, Javier Issa, dijo que esas declaraciones muestran la desesperación del partido de Morales porque están perdiendo el respaldo de la población. (Foto: Opinión)

Bolivia Digital

El Gobierno desmintió las denuncias realizadas por el expresidente Evo Morales, a través de su cuenta de Twitter, donde aseveró que desde el Ejecutivo se ordenó trasladar francotiradores a la ciudad de El Alto y el Chapare.

El viceministro de Régimen Interior, Javier Issa, dijo que esas declaraciones muestran la desesperación del partido de Morales porque están perdiendo el respaldo de la población. Además afirmó que el MAS compraba a sus seguidores o tenían que amenazarlos para que se movilicen.

“No existen francotiradores. Lo que está tratando de hacer es lo de siempre: tratar de sembrar odio en el país (…) Es por eso su desesperación por tener elecciones. Porque día qué pasa, pierden gente”, manifestó la autoridad.

El líder del Movimiento Al Socialismo (MAS) en su cuenta de Twitter aseveró que el Gobierno actual trasladó a francotiradores a El Alto y el Chapare con el fin de no permitir las movilizaciones que se registraron en ambas regiones por sectores afines al partido azul.

“Hemos recibido información muy preocupante sobre el traslado de francotiradores hacia El Alto y el Trópico de Cochabamba. Las FFAA no están para atacar al pueblo que defiende los recursos naturales, sino para defender la soberanía y la independencia”, señaló.

Las organizaciones afines al MAS, convocada por la Central Obrera Boliviana (COB) se movilizaron en la ciudad de El Alto exigiendo que se mantenga la fecha de elecciones previstas para el 6 de septiembre.

En el Trópico de Cochabamba, a la cabeza del Ejecutivo de la Federación Intercultural Chimoré, Leonardo Loza, también replicó la manifestación masista. El dirigente pidió a la Policía y las Fuerzas Armadas no matar a su propio pueblo “porque somos sus hermanos, somos sus compañeros”.

Sin embargo, no todos los sectores afines a ese partido participaron de las movilizaciones, la Confederación de Trabajadores Fabriles de Bolivia no asistieron a la convocatoria para evitar más contagios en sus filas.

El ejecutivo de la Central Obrera Departamental (COD) Chuquisaca, Carlos Salazar, calificó de irresponsables a quienes convocaron a movilizaciones en plena pandemia del Covid-19 e indicó que las medidas de protesta contra la postergación de las elecciones son de alto riesgo de contagio.