Los connacionales ingresaron al complejo el sábado. (Foto: Opinión)

Bolivia Digital

Los 480 compatriotas bolivianos que desde el sábado cumplen la cuarentena de 14 días en el campamento Tata Santiago, ubicado en dependencias de la Aduana, en la región fronteriza de Pisiga, se encuentran en buen estado de salud y una vez que concluya su permanencia allí, los ambientes podrán ser ocupados por otros connacionales que quieran retornar al país.

Marcel Rivas, director general de la Dirección General de Migración (Digemig), en entrevista con la Red Uno, señaló que este centro de cuarentena militarizado está al tope de su capacidad, ya que los 480 bolivianos que ingresaron el fin de semana al país ocupan todas las carpas, pero cuando todos ellos retornen a sus distritos, estos ambientes podrán ser utilizados por otras personas.

“Tenemos reportes desde Chile de ciudadanos que pretenden ir a Huara, municipio distante a dos horas de la frontera con Bolivia, y les dijimos que el centro de cuarentena está en su capacidad máxima y que por ahora no podemos recibirlos. En 12 días se podría recibir a otros que quieran volver al país con el mismo procedimiento, es decir cumplir la cuarentena de 14 días”, dijo.

Este complejo cumple con todos los requerimientos para una buena estadía de los connacionales, ya que el 70% está cerrado y no hay problemas de frío.

Todas las carpas están techadas, se cuenta con baños, duchas y 200 mil litros de agua.

También tiene un centro médico y un laboratorio para la toma de muestras, además de un ambiente especial para el confinamiento si es que se presenta un caso positivo de coronavirus; sin embargo, hasta ahora no hay ni un caso alarmante.

“Tenemos reportes del Ministerio de Salud que dicen que no existe ni un caso alarmante, solo hubo dos personas con resfrío que han sido aisladas. Mediante el laboratorio será rápida cualquier detección, pero al momento no hay nada y los 480 son monitoreados de manera constante”, remarcó.

Este centro de cuarentena militarizado tiene control de los uniformados, por lo tanto se garantiza que ninguna persona pueda ingresar o salir.

“No es un centro de vacaciones, ya que hablamos de la seguridad y salud de todos los bolivianos”, estableció.

Por otra parte, Rivas dijo que todos los casos de emergencia médica ya han sido tratados y que por determinación del Gobierno estos casos particulares fueron atendidos de manera inmediata.

“Hubo casos en Argentina, Brasil, Estados Unidos; algunos con problemas de salud muy complicados y se ha coordinado su ingreso con la Cancillería y el ministerio. Vuelos masivos para el retorno de otros bolivianos no hay, pero casos específicos por riesgo a la salud de ciudadanos se ha considerado y esas personas ingresaron mediante trámites en la Cancillería”, apuntó.