La vacuna mexicana puede estar lista este año y beneficiará también a bolivianos. Foto: Alto Nivel

Bolivia

El presidente Luis Arce anunció ayer, desde la Casa Grande del Pueblo, que el país tendrá acceso a comprar la vacuna contra el Covid-19 que producirá México en sus laboratorios desde los próximos meses.

“Informarles que México va a empezar a producir ya una vacuna y Bolivia tendría también acceso para la compra de esta vacuna internacional, que se la estaría haciendo en laboratorios mexicanos”, manifestó en conferencia de prensa.

En ese contexto, Arce explicó que el tema de las vacunas fue tratado durante una visita oficial de tres días que realizó a su homólogo de México, Andrés Manuel López Obrador, quien lo invitó a asistir a los actos conmemorativos del Día de la Victoria de Chakán Putum, en el estado de Campeche.

El Jefe de Estado dijo que en el encuentro con su colega mexicano se hizo una evaluación sobre el estado de la situación de la pandemia por el Covid-19.

Manifestó que se llegó a la conclusión de que una injusticia se registra en el contexto mundial porque no hay una distribución equitativa y armónica de vacunas, y varios países no pueden inmunizar a sus habitantes.

“Lo que está pasando en el mundo refleja una injusticia porque hay muchos países que hoy no están pudiendo vacunar, porque no ha habido una distribución equitativa, armónica, (de inmunizantes) entre todos los países”, manifestó, y remarcó que el problema desata una distorsión estructural en la lucha contra la pandemia en países como Chile, Brasil y otros lugares.

“Puede que esto, en el extremo, haga, pues, inútil todo lo que se está haciendo en los países por vacunar, por generar condiciones y combatir el Covid-19”, finalizó.

Proyectos mexicanos

Actualmente, en el mundo existen cientos de proyectos que buscan desarrollar una vacuna contra el Covid-19. También hay cuatro proyectos mexicanos, según el portal Corriente Alterna.

Las cuatro iniciativas mexicanas son proyectos colaborativos entre universidades, como la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el Instituto Politécnico Nacional (IPN), la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), la Universidad Autónoma de Baja California e instituciones como el Instituto Mexicano del Seguro Social.

Ante las iniciativas de AstraZeneca, o Moderna, además de las empresas chinas, con propuestas mejor financiadas y más avanzadas, los proyectos mexicanos se encontraban en su fase inicial.  Así que, junto a algunas agencias internacionales, la Cancillería mexicana gestionó una bolsa de 80 millones de pesos para 19 proyectos nacionales.

La doctora Laura Palomares, investigadora del Instituto de Biotecnología (IBT) de la UNAM, lidera uno de los dos proyectos de vacunas desarrollados por la universidad. Iniciaron poco después de que la emergencia sanitaria se declarara en México, gracias a un fondo de 270 mil pesos del Programa de Apoyo a Proyectos de Investigación e Innovación Tecnológica (PAPIIT); la doctora ya contaba con él para desarrollar una vacuna contra el zika y dengue, pero redirigió el presupuesto hacia Covid-19.

El equipo del IBT eligió una tecnología basada en fragmentos proteicos del virus, llamados epítopos, como posibles antígenos. Se aíslan a partir de determinadas proteínas del virus, se inyectan y, de reconocerlos exitosamente, el sistema inmune produce anticuerpos.

En los próximos meses, la investigación científica mexicana podría dar noticias favorables para la región, teniendo en cuenta la potencia que representa ese país. Los pasos que se dieron para buscar una solución  académica a la pandemia generada por el virus podría beneficiar a corto plazo a Bolivia gracia las relaciones bilaterales que el Presidente logró con su homólogo mexicano.

LinkedIn