La reunión digital que sostuvieron autoridades del Ministerio de Desarrollo Rural y dirigentes de la CSUTCB.

Bolivia Digital

El Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras (MDRyT) socializó con la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB) los alcances del Decreto Supremo 4232, que permite realizar estudios y ensayos con semillas genéticamente mejoradas de maíz, caña de azúcar, algodón, trigo y soya destinada al consumo interno y de exportación.

A través de una reunión virtual, los representantes del sector campesino fueron informados sobre los aspectos técnicos y científicos de esta tecnología, que permitirán elegir y usar nuevos eventos en el campo.

“Las cosas nuevas siempre causan miedo y es por falta de información, por esta razón sostuvimos una reunión informativa online a solicitud de los representantes de la CSUTCB para responder sus interrogantes e inquietudes sobre el uso de la biotecnología en el país”, dijo Marín Condori, director ejecutivo del Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal (Iniaf), entidad dependiente del MDRyT.

Agregó que este decreto, aprobado por la presidenta Jeanine Áñez, solo autoriza procedimientos abreviados de evaluación de maíz, caña de azúcar, algodón, trigo y soya a través del uso de biotecnología, a partir de un previo análisis y aprobación de un comité interinstitucional, en este caso del Comité Nacional de Bioseguridad (CNB).

A su vez, Willy Tórrez, presidente de Desarrollo Productivo de la CSUTCB, ponderó la apertura de las autoridades nacionales para escuchar y responder a las inquietudes que tienen las organizaciones sociales respecto a este tema y tomar en cuenta sus observaciones.

“La biotecnología es un campo amplio y es importante que se desarrolle en el país para que no solo dependamos del extranjero (…) También es importante analizar el tipo de información que nos dan, pues están los intereses políticos, sociales y económicos, además de estudios serios de suelos que se deben realizar”, señaló.

De acuerdo con el ministro de Desarrollo Productivo, Óscar Ortiz, el uso de semillas transgénicas fomentará la productividad y fortalecerá la seguridad alimentaria en el país, y a la vez generará mayores ingresos en las exportaciones.

La Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo) respaldó la decisión del Gobierno de permitir al sector productivo el acceso al uso de la biotecnología con la evaluación de nuevos eventos de semilla genéticamente mejorada.

De acuerdo con la entidad, la medida mejorará los niveles de productividad y competitividad, además de hacer frente a los efectos climáticos adversos que generaron cuantiosas pérdidas productivas y económicas en los últimos cuatro años.