El campeón del mundo en México 1986. (Foto: Archivo)

Redacción central /

Diego Armando Maradona falleció a los 60 años el 25 de noviembre de 2020. Hace un año y su legado se mantiene como aquel día fatídico. La autopsia al cuerpo del excapitán y exseleccionador de Argentina determinó que murió como consecuencia de un “edema agudo de pulmón secundario a una insuficiencia cardíaca crónica reagudizada”. También se descubrió en su corazón una “miocardiopatía dilatada”.

El campeón del mundo en México 1986 padecía problemas de adicción al alcohol, había sido ingresado en una clínica de La Plata el 2 de noviembre de 2020 por un cuadro de anemia y deshidratación y un día después fue trasladado a un sanatorio de la localidad bonaerense de Olivos, donde fue operado de un hematoma subdural por un equipo comandado por el neurocirujano Leopoldo Luque.

El 11 de noviembre recibió el alta hospitalaria y se trasladó a una casa en un barrio privado de las afueras de Buenos Aires, donde falleció el 25 de noviembre. Además, Maradona padecía un severo cuadro de depresión. Y su desmejoramiento físico había quedado en evidencia en público el día de su cumpleaños 60, el 30 de octubre, cuando transitó a duras penas por el campo de juego de la cancha de Gimnasia La Plata.

 Maradona había tenido un severo cuadro cardiológico en 2000, cuando se descompensó en Punta del Este. Desde entonces, los médicos decían que su corazón funcionaba en un 38 por ciento, según publicó Clarín. Al mismo tiempo, Maradona tenía el hígado en mal estado producto del excesivo consumo de alcohol en los últimos años de su vida.

DÓNDE ESTÁN LOS RESTOS

Diego junto al expresidente de Estado, Evo Morales.

Los restos de Diego Maradona fueron sepultados en una ceremonia íntima, junto a las tumbas de su mamá Dalma Franco, conocida como “Doña Tota”, fallecida en 2011; y su papá Don Diego Maradona, quien murió en 2015.

 Actualmente, el acceso al público no está permitido al sitio en el que está el cuerpo de Maradona. En la ceremonia, según se supo, no había placas aunque luego sí aparecieron dos, según publicó Olé. Esas placas se conocieron días después del fallecimiento de Diego. Una decía “Gracias a la Pelota” y la otra “Te extrañamos”.

La Nación publicó un informe sobre el sitio en el que descansan los restos de Diego Armando Maradona. Detalló que la tumba tiene cámaras de seguridad. A pocos metros de las llamas que salen de su parrilla desmontable, está enterrado Diego Armando Maradona. Detrás de ella, asoma un mural del artista Damián Ferro que lo ilustra a Diego con la 10 y la cinta de capitán, mientras las nubes se abren y él camina hacia el cielo azul. “Acá descansa D10S”, se lee en la pared. En uno de los laterales hay, entre imágenes del ídolo con las distintas camisetas que vistió, una línea punteada que muestra el recorrido que hizo el “genio del fútbol mundial” luego de recibir el pase de Héctor Enrique hasta que amagó al arquero Shilton y convirtió, en el Mundial de México 86, el mejor gol de la historia. “¿De qué planeta viniste?”, se preguntaba durante el festejo de ese gol el relator, Víctor Hugo Morales.

El Ministerio de Seguridad de Buenos Aires dispone de móviles de la policía durante las 24 horas. Y los cuidadores del lugar reconocen que tienen “visto” a los familiares de Maradona que tiene permitido el acceso y que han tenido que evitar que los no allegados pasen por ahí. Uno de los cuidadores del lugar contó que Diego Armando Maradona solía ir “seguido” al lugar en el que ahora está él. “A veces estaba horas llorando a sus padres”, relató Hugo Gómez, de 50 años a La Nación. Esa misma persona contó que Dalma y Giannina son las habituales visitantes.

MARADONA Y SUS HIJOS

Diego dejó tres hijas: Dalma (34 años), Gianinna (32), de la relación con Claudia Villafañe (59); y Jana (25), del vínculo con Valeria Sabalain (43). Además están los varones Diego Junior (35); con Cristiana Sinagra (59); y Diego Fernando (8), con Verónica Ojeda (45).

Diego nunca había aceptado a Diego Junior hasta que se reencontró con él en 2016, en Buenos Aires. Con Jana la historia fue diferente. La joven lo buscó en un gimnasio de Buenos Aires y ahí se conocieron. En ambos casos, el trámite para el apellido llevó su tiempo.

 Aunque se supo que tendría descendencia en Cuba, país en el que estuvo haciendo una rehabilitación para su adicción a las drogas a principios de este siglo.

linkedin