Las elecciones del 20 de octubre de 2019 fueron anuladas por la manipulación de los resultados. (Foto: Archivo)

Eliana Uchani A. / Periódico Bolivia

A través de un anteproyecto de ley que presentó una de las diputadas del Movimiento Al Socialismo (MAS), se plantea que, a solicitud de la Asamblea Legislativa, se realice una auditoría a los resultados de un determinado proceso eleccionario.

El artículo 7 del anteproyecto establece que la auditoría se realizará por la disposición del Tribunal Supremo Electoral (TSE). Además, señala que las organizaciones sociales, partidos políticos y la sociedad organizada podrán acudir a la Comisión de Observadora para solicitar que se desarrolle una auditoría al proceso electoral.

“La auditoría procederá por disposición de la Sala Plena del Órgano Electoral a pedido de la comisión observadora. Por disposición de la Asamblea Legislativa, previa aprobación de los dos tercios que estén presentes en la sesión”, señala el inciso b del proyecto normativo.

El documento está suscrito por la diputada del MAS Clery Vargas y fue presentado a la presidencia de la Cámara Baja el 16 de septiembre, con el denominativo “Ley de Observación y Auditoría de Cumplimiento al Proceso Electoral” para que sea tratado en la Comisión de Constitución.

Este medio intentó comunicarse con la parlamentaria para conocer los argumentos, pero no contestó a las llamadas ni mensajes que se envió a su teléfono móvil. Sin embargo, se conoció que ella no fue la proyectista de la norma, sino que solo firmó el documento.

Tras conocer los resultados de las elecciones generales del 20 de octubre de 2019, el expresidente Evo Morales suscribió un acuerdo con la Organización de Estados Americanos (OEA) para que realicen una auditoría al proceso electoral porque existían irregularidades y la población se movilizó exigiendo su anulación.

Empero, desde diciembre del pasado año, el exmandatario y los dirigentes del MAS se encargaron de instalar el discurso de que el informe de la OEA no demuestra que hubo una manipulación de los resultados de los comicios.

COMISIÓN DE AUDITORÍA

El anteproyecto también propone la conformación de una Comisión de Auditoría que estará compuesta por miembros de la Organización Latinoamericana y del Caribe de Entidades Fiscalizadoras Superiores (OLACEFS) y la Organización Internacional de Entidades Fiscalizadoras Superiores (INTOSAI), en la que la Contraloría General del Estado boliviano es parte.

“La comisión estará integrada por auditores gubernamentales dependientes de las entidades fiscalizadoras superiores de países pertenecientes a la OLACEFS y INTOSAI. En ningún caso podrá ser parte el personal de la Contraloría General del Estado, pero se constituirá el conducto regular y oficial de comunicación con ambos organismos”, establece el artículo 6.

Otro de los enunciados de la norma señala que el Órgano Electoral deberá emitir una resolución a base de las conclusiones del informe que presente la comisión de auditoría. Los resultados serán vinculantes y servirán como una prueba legal para iniciar cualquier acción legal.

CUESTIONAMIENTOS

Al respecto, el experto en temas electorales, Paul Coca, cuestionó el proyecto normativo y advirtió que el Legislativo no se puede atribuir decisiones del Órgano electoral. Consideró que tiene fines políticos según al discurso de presunto fraude que están instalando, además que es un justificativo a una posible derrota en primera vuelta.

“El MAS está viendo que no tendrá dos tercios en la Asamblea Legislativa. Frente a este panorama, el partido está aprovechando para aprobar normas para justificar su derrota y desconocer los resultados de las elecciones”, puntualizó.

El diputado de UD Gonzalo Barrientos advirtió que el MAS está actuando bajo las instrucciones de Evo Morales, con el fin de desprestigiar el trabajo del TSE y poner en incertidumbre a la población El MAS está dispuesto a respetar los resultados electorales, siempre y cuando el TSE garantice la transparencia de los comicios. Por otro lado, asegura que buscarán consensos en caso de no obtener los dos tercios en el Legislativo.

Empero, el Pacto de Unidad anunció que se movilizarán y convulsionarán el país en caso de que se evidencien irregularidades y el resultado sea adverso al binomio del instrumento político.