Fotos: Archivo

• Luis Fernando Cruz /

Después de meses de crisis política, económica y sanitaria a la que sumió el régimen de facto al país, el Movimiento Al Socialismo (MAS) se muestra como la única fuerza popular con representación nacional para devolverle la dignidad al pueblo boliviano, frente a sus oponentes de extrema derecha y conservadores que fueron divididos a la elección presidencial del 18 de octubre de 2020.

Después de cuatro postergaciones de los comicios, de manera unilateral por el régimen de facto y el Tribunal Supremo Electoral presidido por Salvador Romero, el 6 de septiembre de 2020 se retomó la campaña electoral en medio de la pandemia por el Covid-19.

La ambición del poder político y el evidente odio racista a los indígenas originarios campesinos al interior de los frentes de oposición, no sólo desahució una posible alianza de unidad, sino que dispersó la intención del voto en su favor.

Las denuncias públicas de corrupción, las disputas por cuotas de poder, la crisis sanitaria y el autoritarismo del régimen de facto de Jeanine Añez y sus aliados marcó el escenario electoral.

AÑEZ

En un acto público, el 3 de septiembre de 2020, la presidenta de facto Jeanine Añez cuestionó la capacidad de Carlos Mesa, de Comunidad Ciudadana (CC), para hacer frente y derrotar al Movimiento Al Socialismo con el propósito de sacarlo de la carrera electoral.

“Nosotros sí sabemos cómo frenar al MAS, la lucha de noviembre (de 2019) fue de todos y gracias a Dios los tuvimos a ustedes (militares-policías) de lado nuestro, del lado de la democracia y de lado del ciudadano. Yo (Añez) no sé si don Carlos Mesa va a hacer lo que nosotros hicimos, me pregunto si Carlos Mesa va a frenar a Evo Morales porque durante los momentos de conflicto y los momentos difíciles no lo hemos visto luchando por la democracia y por la salud. Será que él (Mesa) va a poder frenar al MAS y a Evo Morales, esa es una situación que en lo personal me preocupa y lo dejo a ustedes para que tomen una decisión”, sostuvo Añez.

Un reducido grupo de militantes de Creemos hace campaña para Carlos Mesa.

CAMPAÑA

Ese mismo día, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) confirmó que las siete fuerzas políticas de oposición sustituyeron al menos a 50 candidatos que habían renunciado y que el 6 de septiembre se iniciaba la campaña electoral.

Las agrupaciones políticas Creemos, Frente para la Victoria (FPV), el Partido de Acción Nacional Boliviano (PAN-BOL) y Comunidad Ciudadana (CC), a través de las redes sociales y los medios de comunicación, sostuvieron un intenso y agresivo ataque entre ellos y contra el MAS.

MAS

El binomio Luis Alberto Arce Catacora y David Choquehuanca Céspedes iniciaron su campaña en la ciudad de La Paz con una interminable caravana de vehículos, que a lo largo de su recorrido ondeó la bandera azul del partido.

Cientos de miles de militantes y simpatizantes se concentraron en las calles y en las plazas para saludarlos mientras vitoreaban sus nombres. A pesar de la exigencia de cumplir con el distanciamiento social, hubo personas que se aglomeraron para esperar a la dupla del MAS.

“Estamos reiniciando la campaña para recuperar la democracia y darle al pueblo estabilidad económica, política y social. Es el pueblo boliviano que está harto de los partidos de derecha y quiere volver a tener un país tranquilo”, aseguró Arce a los medios de comunicación.

A su vez, David Choquehuanca invitó a todas las organizaciones sociales y a la población nacional a participar del lanzamiento de la campaña digital del Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos con una ceremonia ancestral.

COMUNIDAD CIUDADANA

En tanto que Carlos Mesa, candidato a la silla presidencial por Comunidad Ciudadana, no logró articular una convocatoria de su militancia y a través de un comunicado en sus redes sociales se limitó a señalar que trabajará en políticas inmediatas de solución a la crisis económica y sanitaria en el país. “Vamos a ganarle al fraude, a la corrupción y al coronavirus porque la gente está primero, por una Bolivia mejor, mucho mejor”, sostuvo Mesa.

CREEMOS

A su vez, Luis Fernando Camacho, sin su acompañante de fórmula Marco Pumari, dio inicio a su campaña con una caravana de vehículos por las principales arterias de la capital cruceña. “El día de hoy iniciamos la campaña, continuando lo que iniciamos en el Cristo para derrotar la tiranía de Evo Morales, esa dictadura se acabó y esta es la voluntad del pueblo que quiere otro país inclusivo, que no sea el futuro de los jóvenes, sino el presente”, declaró.

El 29 de septiembre, Camacho llegó hasta la capital potosina en la que prometió que en 10 años iba a consolidar el federalismo y convertir a las instituciones de Potosí en socios de la explotación del litio.

“Por eso estamos peleando, para esa descentralización profunda para que en 10 años podamos finalizar con un federalismo tan anhelado que necesitamos y vamos a trabajar estos cinco años para que se profundice la descentralización y podamos finalizar nuestra gestión con la línea clara del camino al federalismo que constituye la base de la estabilidad democrática, económica, política y social”, manifestó.

FPV

En tanto que el candidato presidencial del Frente para la Victoria, Chi Hyun Chung, participó en una ceremonia religiosa antes de una caminata por las principales calles de Santa Cruz de la Sierra acompañado de sus militantes. “Tenemos la seguridad de que vamos a ganar las elecciones porque estamos cansados de tanto perjuicio a los bolivianos”, dijo en breve declaración a la prensa.

De ocho candidatos sólo cinco fueron a la elección

De ocho binomios inscritos ante el Tribunal Supremo Electoral (TSE) para la elección presidencial de 2020 en el país, sólo cinco cumplieron con ese desafío. Las agrupaciones políticas Creemos, Frente para la Victoria (FPV), el Partido de Acción Nacional Boliviano (PAN-BOL) y Comunidad Ciudadana (CC).

El candidato del MAS con mayor preferencia para asumir la presidencia

A una semana para la elección presidencial del 18 de octubre de 2020, el binomio del Movimiento Al Socialismo (MAS), Luis Alberto Arce Catacora y David Choquehuanca, tenía mayor preferencia de votos, y Carlos Mesa, de Comunidad Ciudadana (CC), estaba segundo, con datos de Ciesmori para la red Unitel, autorizada por el Tribunal Supremo Electoral (TSE).

La empresa puso primero a Arce con el 32,4%, seguido de Carlos Mesa, de Comunidad Ciudadana (CC), con 24,5%, y Luis Fernando Camacho, de Creemos, con 10,7%.

En cuarto lugar se encontraba Chi Hyung Chung, del Frente Para la Victoria (FPV), con el 2,4%; y en quinto estaba Jorge Tuto Quiroga, de Libre 21, con 1,3%, aunque declinó en su candidatura.

En sexto lugar estaba Feliciano Mamani, de PAN-BOL, con 0,4% y en último lugar María Cruz Bayá, de ADN, con 0,4%.

Por los datos, el MAS ganó en Pando, Beni, La Paz, Oruro, Cochabamba y Potosí; mientras que Comunidad Ciudadana, en Chuquisaca y Tarija; en tanto que Creemos sólo en Santa Cruz. El Tribunal Supremo Electoral confirmó que 7,3 millones de bolivianos estaban habilitados para sufragar en el territorio nacional.

El candidato por el MAS, Luis Arce Catacora, prometió la reactivación de la economía, el fortalecimiento de las empresas estatales, de la educación y la atención médica gratuita por la pandemia del Covid-19, entre otros. Además, que la oposición no tenía un plan de gobierno y sólo busca enajenar los recursos naturales de los bolivianos.

linkedin