Municipio de Eucaliptus, Oruro. (Foto La Patria)

Bolivia Digital

El personal de salud y de la Policía designado a la localidad de Eucaliptus fue replegado a la ciudad de Oruro por falta de garantías para el desempeño de sus labores luego de la arremetida de comunarios que exigían conocer los nombres de los infectados por el COVID-19 en esa región.

“No es justo dejar un municipio, pero tampoco podemos exponernos. En ese entendido, como federación, hemos pedido el repliegue de todo el personal de salud para precautelar su vida, porque tiene derecho al trabajo y no someterse al maltrato”, dijo a un medio local el ejecutivo de la Federación de Trabajadores de Salud Pública, Juan Carlos Calisaya.

El comandante Departamental de la Policía de Oruro, Miguel Cárdenas, informó que el personal de la institución ya no está en el municipio. “Ante la intransigencia de estas personas, se decidió replegar al personal porque no hay las garantías para que ellos puedan cumplir con su labor”.

El jefe policial indicó que en las recientes horas los efectivos fueron desalojados del lugar agresivamente por los comunarios. Eucaliptus es uno de los 10 municipios considerados de alto riesgo por los casos de COVID-19 en el departamento de Oruro.