Guadalupe Castillo/

El 77º Período de Sesiones de la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU) y la XXII Cumbre Presidencial Andina de la Comunidad Andina de Naciones (CAN) fueron los escenarios principales donde Bolivia, este año, elevó sus propuestas para avanzar en la construcción de “un mundo más justo”, con respeto a la soberanía de los pueblos y la integración.

El presidente del Estado, Luis Arce Catacora, con una agenda de 14 puntos, desde el podio del Salón de la Asamblea General de la ONU, en septiembre, planteó para el mundo una amplia agenda que va desde una zona de paz, el derecho al mar, salud universal, lucha contra el narcotráfico, rechazo a las sanciones unilaterales hasta la plena vigencia de la Carta de las Naciones Unidas.

También enfatizó en que estos retos permitirán enfrentar la crisis sistémica y multidimensional del capitalismo en decadencia.

“Hoy nos encontramos frente a una crisis capitalista múltiple y sistemática que pone cada vez más en riesgo la vida de la humanidad y del planeta”, advirtió Arce en su intervención en la Asamblea General.

A partir de la experiencia boliviana, el mandatario también propuso crear sistemas universales de salud financiados por el Estado para quienes no cuentan con recursos económicos o protección de la seguridad social.

Planteó encaminar un programa de soberanía alimentaria en armonía con la Madre Tierra para enfrentar la crisis mundial; la industrialización y aprovechamiento para el desarrollo económico y social.

El presidente Arce pidió a las naciones construir un “mundo más justo”, “inclusivo y equitativo”, bajo los principios del modelo nacional del Vivir Bien y la Diplomacia de los Pueblos.

En el marco de su agenda internacional, el Jefe de Estado también resaltó su ponencia en la reunión ‘Momento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible’ para avanzar en la Agenda de Desarrollo Sostenible o Agenda 2030, abordó temas de preocupación global, entre estos los efectos de la pandemia del Covid-19, la necesidad de garantizar vacunas para todos y la recuperación económica.

Los líderes mundiales destacaron las ponencias de Bolivia y reconocieron la necesidad de poner en marcha la ‘Década de Acción’ e identificar los cambios necesarios para recuperarse de los efectos de la pandemia y cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030.

Para el embajador de Bolivia ante las NNUU, Diego Pary, los 14 puntos planteados por el Jefe de Estado marcaron una línea en las relaciones internacionales del país, así como la explicación del modelo económico.   Dijo que su mensaje fue recibido “con mucho aprecio y admiración” por representantes de 193 países miembros.

Pary subrayó la expectativa que generó el presidente Arce y la exposición del Modelo Económico Social Comunitario Productivo y afirmó que estudiantes y catedráticos de la Universidad de Yale se mostraron sorprendidos por los resultados de este modelo.

“Han quedado muy sorprendidos por cómo después de caer a menos 11%, la economía boliviana se recuperó en cuestión de dos años y esa es la muestra de que el modelo funciona y nos permite hablar de igual a igual con otros países”, difundió la agencia ABI.

En esa línea, la analista política Teresa Morales destacó las propuestas en materia económica del Jefe de Estado y “la enorme dignidad” con la que defendió el tema del litio.

“Les dijo ‘somos la mayor reserva de litio y no van a venir ustedes a quedarse con el litio’”, destacó Morales en una entrevista con Bolivia TV.

Arce también sostuvo reuniones en Nueva York con los presidentes de España, Pedro Sánchez; de Irán, Ebrahim Raisi; y de Eslovenia, Borut Pahor; con el secretario general de las Naciones Unidas, el portugués António Guterres, y el Alto Representante de la Unión Europea para Política Exterior, Josep Borrell.