Infograma: Franz Rosas

 

Gabriela Ramos/Bolivia Digital

De acuerdo con el Protocolo para el Diagnóstico de Laboratorio, en el marco de la emergencia sanitaria por el COVID-19 (coronavirus), la toma de una muestra para diagnosticar esta enfermedad requiere ocho pasos y la participación de personal capacitado y protegido con equipos de bioseguridad.

El procedimiento inicia desde el registro de los datos del paciente y la identificación del tubo contenedor de la prueba, el colocado de los implementos de bioseguridad, el lavado de manos, antes de la prueba, después de recolectarla y antes de retirar el equipo de bioseguridad.

También se contempla el método de obtención de la muestra, ya sea esta faríngea o nasofaríngea, la temperatura en la que se debe transportar, entre otros detalles (ver cuadro).

Según el protocolo aprobado por el Ministerio de Salud, existen dos métodos para obtener la muestra: la faríngea, que consiste en la introducción de un hisopo hasta el sector donde se encuentran las amígdalas, donde nace la faringe. El método nasofaríngeo, en el que se introduce el recolector por la nariz.

En ambos casos la persona que realiza la toma de la muestra debe portar su equipo de bioseguridad consistente en: barbijo N95, bata de laboratorio, guantes de nitrilo o doble guante de látex y gafas protectoras con cubierta lateral.

Tanto la saliva, el esputo o las sustancias obtenidas mediante técnicas como el aspirado traqueal o el lavado broncoalveolar son válidas como muestras para buscar indicios que den cuenta de la presencia del coronavirus en el cuerpo humano.

Cualquiera sea el método de obtención de la muestra, esta debe ser refrigerada a una temperatura entre 4 a 8 grados centígrados, para ser procesadas en un plazo no mayor a 72 horas después de la recolección.

Laboratorios habilitados

Al momento existen seis laboratorios a nivel nacional con capacidad de procesar pruebas PCR, entre ellos se tiene el que fue instalado en el hospital Pedro Claver en Chuquisaca, el de Referencia Departamental del Sedes de Tarija, el del Sedes en Cochabamba, del Instituto Nacional de Laboratorios de Salud (Inlasa) en La Paz, del Cenetrop en Santa Cruz, y del Sedes en Beni.

A estos se sumarán los laboratorios del Hospital Bracamonte en Potosí, del nosocomio San Juan de Dios en Oruro y del centro de salud El Remanso en Santa Cruz.

Para el procesamiento de test mediante los equipos GeneXpert se habilitarán laboratorios públicos en el laboratorio de referencia del Sedes de Beni, además del Hospital de Segundo Nivel de Riberalta, y de Rurrenabaque.

En Cochabamba se habilitarán un laboratorio en el Hospital del Sur del municipio de Cercado, mientras que en La Paz se instalarán otros en el CRA de El Alto y en el Inlasa de la sede de Gobierno. El hospital de tercer nivel de Pando tendrá su equipo GeneXpert, lo mismo que el nosocomio Bracamonete de Potosí.

Oruro contará con estos equipos en el hospital San Juan de Dios, lo mismo que el centro de salud El Remanso de Santa Cruz.