.Gabriel Campero Nava/

Escuchaba por radio (sí, aún existen algunas personas que escuchan radio y las noticias que pasan en ella) comentarios del conductor de “El café de la mañana” haciendo referencia a lo que se está suscitando en Santa Cruz con sus diversas autoridades subnacionales y de las acciones que manejan ellos y las reacciones de ciertos medios de comunicación ante esas actitudes.

Todos los seguidores del Gobernador técnicamente tildan como “enemigo” de Santa Cruz al Alcalde electo de dicho municipio por ser alguien que está en contra de los paros planteados por Camacho.

Pero más allá de acusaciones basadas en el odio al Gobierno central y al MAS-IPSP, hay una realidad que hasta los medios más opositores al Gobierno son conscientes: que los paros dañan al pueblo cruceño y que Camacho ha perdido fuerza en dicho departamento ante la politización y nula gestión como Gobernador.

Esto devela una vez más que las consignas basadas en odio no son eternas y que el pueblo de Santa Cruz está tomando conciencia de que cometió un gran error al elegir por odio y no por bienestar, esto al elegir a alguien que únicamente promueve daño a las economías más vulnerables de ese departamento, ya que algo que no sabe el Gobernador es que, a diferencia de él y su club de amigos selectos, la población mayoritaria está en una etapa de reactivación económica y que impulsar paros solo perjudica los ingresos económicos de dicha población.

Calificar de “enemigo” a quienes están en contra de que dañen la economía de los más humildes es la lógica de las élites y sus logias, que desde hace años son quienes a su antojo y mediante sus grupos parapoliciales y paramilitares como la Unión Juvenil Cruceñista obligan a los más humildes a dejar de percibir el dinerito del día a día que lleva la comida a casa, echando la culpa a un enemigo imaginario creado por el Gobernador que busca únicamente dividir y polarizar el país.

De todo lo anteriormente señalado, incluso los medios privados y opositores afirman que impulsar enemigos y paros es un error y que Camacho ha perdido apoyo en Santa Cruz, pero ésa es solo una parte de lo que señalan en su pseudo condición de imparcialidad, ya que posterior a ello son tan cínicos que tienden a comparar los paros promovidos por élites como las de Camacho, con paros realizados según ellos por los “especialistas” haciendo alusión a la época en que el movimiento campesino indígena realizaba protestas, protestas con una petición de justicia social y respeto a la hoja de coca, entre algunos.

Es ahí cuando se vislumbra que hasta el día de hoy, con un Gobierno que se ha reunido con todos y todas sin importar el color político y que ha reactivado la economía convirtiendo a nuestro país en referente a nivel internacional por sus excelentes resultados económicos y baja inflación, sigue batallando con estos resentimientos dañinos, tanto actuales como remontados al pasado, con un abismo coyuntural sin precedentes y que únicamente demuestran que acá vale más el odio a un partido y a los movimientos sociales que representa dicho partido, que pensar en el bienestar de la población que desea trabajar.

Pero lamentablemente eso es lo que tiene Santa Cruz, un Gobernador que prefiere confrontar y politizar y lamentablemente eso tienen los medios de comunicación, periodistas que no diferencian paros políticos de paros por exigencia de justicia social y respeto a nuestras tradiciones y cultura, y que prefieren dejar de apoyar a su equipo de fútbol por participar en un campeonato juvenil, por simple resentimiento. Esas son las cosas que nos hacen daño como país.