Elvis Presley es reconocido cantante e ícono del rock and roll. (Fotos: RRSS)

• Juan Carlos Flores Escobar /

El rock nació en los primeros años cincuenta del siglo pasado, bajo el provocativo nombre de rock and roll, algo así como “mecerse y rodar”, pero tuvo otro sentido en el argot negro de los Estados Unidos: “hacer el amor”.

Sin encerrarse en conceptos ya mencionados, el rock fue cambio, quiebre, desencanto, rebeldía y desligue con lo establecido. Emancipado de prejuicios creó una cultura diferente con raíces del blues y del country que le dieron visa de ciudadanía universal.

Hijo de blancos y negros, el rock también fue mestizo y con ese linaje anduvo por el mundo orgulloso, violento y sublime, desechando casi por completo aquellas viejas formas musicales que sus padres y abuelos escuchaban con sagrada arrogancia.

Como un joven infatigable, armado de una guitarra, cabalgando en motocicleta, chamarra de cuero, jeans y los cabellos largos al viento, el rock desafió al mundo y el mundo se rindió ante sus encantos y estrofas. Había triunfado su estridente melodía en una sociedad mojigata y llena de prejuicios. Caía el muro de la decencia e hipocresía para alzarse un horizonte melódico de sonidos variopintos, desde la ética sinfónica, la campirana country, la tristeza del blues, los bongós africanos hasta el aroma jamaiquino, la sutileza hindú y la calentura caribeña.

Black Sabbath es una banda inglesa de música heavy metal (foto 1970).

HIMNOS DEL GÉNERO

El nacimiento de las raíces del rock fue eso y más. Los himnos de este género empezaron a sonar en las radioemisoras con su estridencia y con su sabor a maldad. Desde su majestad Elvis Presley, Chuk Berry, el dios negro del rock; la invasión británica de The Beatles, la era de los hippies, el rey lagarto Jim Morrison, la poesía de Bob Dylan hasta el lado oscuro de Pink Floyd, el heavy metal de Deep Purple o Black Sabath, Marley y el reggae, el punk y su anarquía, el hispa rock, el nirvana de Kurt y el hardcore o rap blanco fueron y seguirán siendo banderas de un género que merecería su día festivo: el 13 de julio.

Aunque el rock es por antonomasia estadounidense, hoy tiene la ciudadanía de todos los países del globo. Su capacidad para mimetizarse y sujetarse con uñas y dientes de los días, meses y años venideros le permitió siempre asomar su cabeza por la baranda y terminar siendo el protagonista principal de la fiesta.

DÍA DEL ROCK

Su fecha de nacimiento se alzó el 13 de julio de 1985. Fue bautizado bajo el nombre de Live Aid (ayuda en vivo), un megaconcierto celebrado en varias ciudades y países del mundo. El gestor de esta “irreverente” creación es el compositor irlandés Bob Geldof, quien fundó la organización Band Aid Trust.

La historia de su onomástico es sencilla, casi anecdótica. Corría los años 80. En las comunidades localizadas en el Cuerno de África atravesaban una dura crisis por causa de una epidemia de hambruna que se llevó casi un millón de personas, sobre todo en Somalia y Etiopía. 

La agrupación Deep Purple transitó del rock psicodélico y progresivo hacia el hard rock, base del heavy metal en los setenta.

Este evento catastrófico hizo que Geldof ideara un plan para conseguir ayuda y reunir fondos. La idea no fue sencilla, mucho menos fácil, pero continuó madurándola hasta que en 1985 convocó a bandas influyentes del rock y del pop para que en simultáneo actuarán gratis en el Wembley Stadium en Londres, Reino Unido, y en el JFK Stadium en Filadelfia, EEUU.

Este megaevento contó con la participación de artistas reconocidos de ambos lados del charco Atlántico: Queen, Led Zeppelin, Black Sabath, Judas Priest, Duran Duran, Sting, Scorpions, Billy Joel, Mick Jagger, Carlos Santana y Stevie Wonder, entre varios otros que se convertirían en íconos del género con el paso de los años.

Estos conciertos dieron sus frutos, pues a lo largo de 16 horas de transmisión ininterrumpida y a más de 72 países que bajaron su señal, Live Aid consiguió su objetivo: superar la suma de los 100 millones de dólares que fueron destinados al fondo de salvataje de las víctimas de la hambruna en África. Se dice que la audiencia total en el mundo superó los 1.500 millones de espectadores.

Integrantes del mítico grupo The Beatles, de mayor influencia cultural y musical.

CONCIERTO HISTÓRICO

Estas presentaciones produjeron momentos mágicOs, como la actuación de la banda Queen que fue catalogada como el mejor concierto de la historia del rock a nivel mundial, además de contar con el club de admiradores más antiguo. Un hecho curioso es que el único artista que se presentó en ambos escenarios fue Phil Collins, quien abrió el show en Londres y luego voló para presentarse en Filadelfia.

Pero no todas las figuras del rock y del pop estuvieron presentes, ya que hubo ausencias muy notorias y por diferentes motivos, tales como Michael Jackson, Prince, AC/DC y Bruce Springsteen, que luego se arrepintió públicamente por no haber estado disponible.

Sin duda alguna, la trascendencia que tuvo la filantropía benéfica de estos artistas, más la impecable organización del evento y otro tanto la asistencia del público en general, además de la presencia mayoritaria de artistas del género rock en este evento, terminó por fijar a partir de ese 13 de julio como fecha conmemorativa del Día Mundial del Rock.

linkedin